La tienda de revistas de pieldetoro.net

 

 

 

Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Renault 5 TS vs 5 GTL

 

Hemos sometido a algunas de nuestras pruebas habituales a dos modelos de la renovada gama Renault 5 para 1980: el 5 GTL y el 5 TS, que consideramos los m√°s interesantes y, con toda probabilidad, con mayor demanda que el modelo b√°sico, que ahora es el TL. La verdad es que la renovaci√≥n no alcanza a m√°s elementos mec√°nicos que la direcci√≥n, pero dados los continuos y sigilosos cambios a que se ven sometidos en la actualidad todos los coches, en sus reglajes de carburaci√≥n y encendido, para irlos adecuando a las exigencias de las normas anticontaminantes, no est√° de m√°s aprovechar la ocasi√≥n de la renovaci√≥n est√©tica de la gama para saber hasta qu√© punto, con el paso de los a√Īos, han podido influir estas modificaciones en la prestaci√≥n y el consumo.


Como acabamos de decir, y ya informamos semanas atr√°s, la modificaci√≥n es fundamentalmente de orden est√©tico, y muy en particular, centrada en el interior del habit√°culo. Esto es totalmente l√≥gico, ya que el dise√Īo del R 5 -que en sus tiempos supuso una aut√©ntica revoluci√≥n de “styling”- es un concepto tan completo y arm√≥nico que, aparte de no precisar lavado de cara alguno, la verdad es que lo pone muy dif√≠cil, incluso aunque se quiera hacer. Realmente ser√° curioso, cuando llegue el momento, ver lo que son capaces de hacer los dise√Īadores para aplicarle un “restyling” al R 5.


Pero el momento no ha llegado y, aparte de la mencionada modificaci√≥n en la direcci√≥n, la renovaci√≥n -bastante profunda, por cierto- se ha centrado en el habit√°culo, con unos resultados que no tenemos ning√ļn inconveniente en calificar, adelantando acontecimientos, de francamente positivos.


 

DIRECCION: MAYOR SUAVIDAD


También la modificación de tipo mecánico podemos considerarla como plenamente lograda. Consta de dos partes, ambas dirigidas a un mismo fin, que es el de suavizar el esfuerzo necesario para accionar el volante. Por una parte, el mecanismo se hace más lento, pasando la desmultiplicación de 20:1 a 22:1, lo cual hace que el volante tenga el nada despreciable giro de 4 vueltas completas de tope a tope. Y, por otra, el avance de pivote queda drásticamente reducido a menos de la mitad, puesto que pasa de 13 a 6 grados.

 

R-5 TS


El resultado es que, tanto en maniobra como en curva, el volante pesa mucho menos en las manos; en el primer caso, por influjo de la desmultiplicación, básicamente, y en el segundo, más bien por obra del menor avance. Puesto que la dirección, de todos modos, ya era lenta, el hecho de que ahora lo sea todavía un poco más no supone mayor inconveniente, especialmente para los usuarios de anteriores versiones de este coche, ya acostumbrados a volantear con decisión, que por el contrario, agradecerán el notable alivio físico que supone la modificación.


Lo que sería interesante es saber sí, con la simple adopción de las nuevas cotas del tren delantero, no se conseguiría gran parte de los actuales beneficios, sin necesidad de ese ligero, pero siempre molesto, incremento de la lentitud del mecanismo. En principio, la variación de cotas, porcentualmente, es muy superior a la de desmultiplicación; pero no por ello se pueden sacar deducciones seguras, aunque sería interesante, repetimos, ver el efecto antes indicado.


 

CERRADURAS MAS SEGURAS


Por el exterior, el alojamiento independiente para la llave de las nuevas cerraduras es pr√°cticamente el √ļnico detalle que permite distinguir a los modelos ¬ī80 de sus antecesores. Ahora hay dos llaves, pero la mayor seguridad del sistema empleado bien compensa el m√≠nimo engorro que suponen las dos llaves frente a la √ļnica del modelo anterior.

 

R-5 GTL

 

Aparte de que la llave en sí tiene un aspecto más robusto y serio que la de antes, lo importante es que ahora se dispone de seguro interior, lo cual tiene dos ventajas: es mucho más difícil dejarse las llaves dentro con la puerta cerrada y permite echar el seguro desde el interior, cuando las circunstancias ambientales no están muy claras, detalle que no es despreciable en los tiempos que corren.


Esta misma llave de puertas es tambi√©n la que sirve para el port√≥n trasero, por lo que la de contacto se reserva √ļnica y exclusivamente para este cometido.


 

SALPICADERO MAS MODERNO


En el interior, las innovaciones pueden dividirse con bastante exactitud en dos grandes grupos: salpicadero, mandos y volante, por una parte, y asientos, tapicería y equipamiento interno por otra.
El nuevo salpicadero, a nuestro juicio, constituye la mayor novedad y lo m√°s logrado de las modificaciones del R 5 modelo ¬ī80. Desde luego, la ventaja est√©tica que supone respecto a los modelos anteriores es tan evidente que no vale la pena insistir en ella, porque los documentos gr√°ficos hablan por s√≠ mismos.

 

R-5 TS


Aparte del dise√Īo de conjunto en s√≠, podemos hablar de una serie de apartados, todos ellos situados en la misma zona: climatizaci√≥n, instrumentaci√≥n, mandos y huecos para impedimenta diversa.


La climatizaci√≥n ha mejorado algo, aunque sigue siendo b√°sicamente similar a la que ya se utilizaba en las versiones anteriores, si bien con algo m√°s de eficacia y boquillas de salida mejor dise√Īadas, pero siempre a base de aireador central doble, y salidas de aire climatizados al parabrisas, a los pies y a los cristales laterales. En conjunto es aceptable, pero le hemos encontrado dos pegas. Una, que viene del modelo anterior, consistente en que no se dispone de aire fresco impulsado por el ventilador y dirigido a la cara de los pasajeros, ya que las √ļnicas boquillas que permiten dirigirlo hacia los ocupantes son las centrales, y estas son √ļnicamente de aire fresco din√°mico, luego en un atasco de tr√°fico, en verano, hay que recurrir al paypay. El otro problema es que el grifo de la calefacci√≥n parece ser del tipo “todo o nada”, a pesar de la escala graduada en rojo sobre 90 grados de giro del mando rotativo; pero la verdad es que, en tres mil√≠metros de desplazamiento de la periferia, ya est√° la calefacci√≥n a todo trapo.

 

R-5 GTL


El cuadro de instrumentos, como en los anteriores R 5, es m√°s efectista que completo, si nos referimos a la proporci√≥n de informaci√≥n directa, por aguja, frente a la de lucecitas. El GTL no tiene m√°s informaci√≥n directa que veloc√≠metro, cuentakil√≥metros totalizador y nivel de gasolina, sin luz de reserva. El TS a√Īade a lo anterior el cuentarpm, el term√≥metro y el cuentakil√≥metros parcial; adem√°s, el reloj, detalle que no ten√≠an los anteriores TS. Pero, en cambio, el actual ha perdido alguno de los elementos diferenciales que en tiempos le distingu√≠an, como los cinturones de seguridad con banda bicolor, el reglaje en altura de los faros y el volante, pedales y pomo del cambio distintos al resto de la gama. La verdad es que, reglaje de faros aparte, ninguno de los otros elementos era de real utilidad.

               

 

Los mandos tambi√©n est√°n ahora algo mejorados, con la salvedad del grifo antes mencionado. Tambi√©n puede considerarse que la llave de contacto y el mando del limpiaparabrisas quedan demasiado amontonados junto al volante: un conductor con manos grandes y dedos gruesos puede tener problemas para accionar cada cosa con independencia. Pero, en su conjunto, el sistema es m√°s cl√°sico (r√°fagas tirando hacia el volante, por ejemplo) y funcional, con una serie de teclas situadas a la izquierda a las que √ļnicamente se puede criticar el hecho de no tener iluminaci√≥n al accionar el interruptor. En cambio, est√° muy bien que en el TS el termostato de reglaje act√ļe tambi√©n sobre la intensidad de las luces de mando de la climatizaci√≥n, y no solo sobre el cuadro de instrumentos.

 

Para llevar peque√Īas cosas, el R 5 est√° ahora pero que muy bien. Sigue presente la cl√°sica bandeja situada a uno y otro lado del motor, bajo el salpicadero, y adem√°s las dos puertas disponen de sendas bolsas r√≠gidas de buena capacidad (cuyo junquillo pl√°stico de remate debiera modificarse, puesto que es cortante). Pero, adem√°s, la parte superior derecha del salpicadero tiene una forma muy bien estudiada para recibir objetos sin peligro alguno de que se caigan, y en toda la zona central, que puede considerarse consola en sentido amplio, hay un peque√Īo hueco superior, junto al interruptor del ventilador, que puede contener un paquete de cigarrillos; m√°s abajo, un hueco horizontal, con un buen resalte de cierre, para unas gafas o par de guantes; y abajo del todo, otro hueco o cazoleta para cosas menudas, dinero para el peaje o cualquier otra utilizaci√≥n.


 

MEJORAS DE EQUIPAMIENTO


De volante hacia atr√°s tambi√©n hay novedades, aunque no tan importantes; de todo lo referente a las puetas ya hemos hablado. Siguiendo hacia atr√°s, los paneles laterales, junto a las plazas traseras albergan dos pr√°cticos y amplios huecos para llevar m√°s trastos sueltos (aparte de la bandeja posterior, por supuesto), y ocultan los carretes retractores de los cinturones de inercia. En el lado derecho (detalle un poco taca√Īo) va situado el cenicero.


El R 5 fue uno de los primeros coches en presentar un revestimiento de techo de tipo monobloc. Lo sigue siendo, pero en un material nuevo, menos rasposo todavía que los anteriores, y con quitasoles delanteros que son orientables lateralmente.

 


En cuanto a los asientos, digamos que el GLT ha salido ganando con el cambio, pues tanto el asiento en s√≠ (banqueta), como el respaldo son algo m√°s mullidos que antes, si bien la banqueta sigue siendo un tanto corta, y por otra parte, el reposacabezas es notablemente mejor que el antiguo, mucho m√°s mullido. En cambio, el TS no ha tenido tanta suerte; cierto que el reposacabezas es el mismo que el del GTL, y con las ventajas de poder quitarlo si se quiere (cosa imposible en el antiguo, de tipo “momia”), y de ser mullido. Pero, en cambio, la banqueta es m√°s o menos como antes, mientras que el respaldo propiamente dicho ha perdido claramente respecto al anterior, ya que el dise√Īo “petalo”, tomado del R 17 (aunque olvidando la parte de abajo), parece estar pensado para usuarios de 90 kilos para arriba, pues una persona de corpulencia normal oscila con demasiada libertad entre los dos refuerzos laterales. Por otra parte, en sentido vertical, el respaldo es rigurosamente plano, cuando no c√≥ncavo, sin el menor asomo de apoyo lumbar, cosa que s√≠ ten√≠an los anteriores.


 

RENDIMIENTO MECANICO: PRACTICAMENTE INVARIABLE


Antes de nada, digamos que las pruebas de prestaci√≥n del GTL se realizaron justo con 2000 km en el contador, mientras que las del TS, al cumplir los 3000. De manera que al m√°s peque√Īo todav√≠a le quedaba por soltarse un poco para conseguir su total rendimiento.


Sabido esto, puede decirse que el TS se conserva pr√°cticamente id√©ntico a s√≠ mismo, a pesar de las eventuales modificaciones que haya podido sufrir en estos a√Īos. Id√©ntica velocidad punta, misma recuperaci√≥n y, probablemente debido a un distribuidor con una curva de avance m√°s ajustada, una ligera ganancia en la zona media, ya que en los dos tramos de 600 metros se mejoran ligeramente los resultados anteriores, y tambi√©n en la aceleraci√≥n (3 d√©cimas menos en los 400 metros). La diferencia es lo bastante peque√Īa como para achacarla a la dispersi√≥n de la serie, en cualquier caso, la unidad que hemos probado es, indudablemente, un excelente 5 TS.

 


En cuanto al GTL, esa peque√Īa falta de rodaje es la que le hac√≠a tener unos cronos liger√≠simamente inferiores a los de hace a√Īos. Es casi seguro que la misma unidad, con solo 1000 km m√°s en el contador, repetir√≠a o incluso mejorar√≠a las cifras de la primera prueba. Se puede decir, en resumen, que la prestaci√≥n de los R 5 no ha salido perjudicada con el tiempo; en todo caso, al contrario.


Respecto a los consumos, los resultados del GTL son excelentes, y m√°s a√ļn siendo un motor poco rodado. Ninguno de los modelos primitivos hab√≠an sido sometidos a los circuitos habituales que posteriormente hemos establecido, por lo que no hay datos comparativos. En cuanto a las cifras de ciudad, las circunstancias son siempre lo bastante aleatorias como para tomarlas con cierta prevenci√≥n, especialmente cuando no existe base comparativa en carretera.

               

De todos modos, se observa que el TS, con su largo desarrollo de 27,7 km/h, no aprecia especialmente el trato cuidadoso que recibe en la prueba de conducción tranquila, y que donde más brilla es en recorridos de carretera a ritmo más vivo, en los cuales su consumo apenas si se eleva sobre la cifra aquí conseguida.

 

 

PRESTACIONES

(*) Gira el móvil para ver el cuadro de prestaciones

  R 5-TS R 5-GTL
  Antiguo Actual¬† Antiguo Actual
         
 Repr√≠s        
 400 metros en 4¬™, a 40 km/h 20”4 20”5 21”0 21”1
 1000 metros en 4¬™, a 40 km/h 38”4 38”3 40”0 40”3
 Aceleraci√≥n        
 400 metros con salida parada 19”8 19”5 21”3 21”2
 1000 metros con salida parada 36”5 36”1 39”5 39”6
 Velocidad M√°xima (km/h) 150,94 150,79 137,40 135,59
 A un r√©gimen, en 4¬™ de rpm 5445 5440 5850 5775
         

 

CONSUMO

(*) Gira el móvil para ver el cuadro de consumo

  R 5-TS R 5-GTL
  Antiguo Actual¬† Antiguo Actual
 Ciudad 11,75 11,82 10,16 10,77¬†
 Carretera        
 Circuito fijo por Madrid, √Āvila y Toledo, a 80 de media y conducci√≥n tranquila (90-100) - 6,95 - 6,17
 Circuito fijo entre Madrid y Sierra de Guadarrama, a 90 km/h de marcha, y un promedio de¬†...¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† - 79,1 - 77,5
 Consumo - 7,32 - 7,20
         

 

 


· Fuente: A. de Andr√©s (AUTOPISTA n¬ļ 1073, 27 de octubre de 1979)

· Gracias a Jose Fidel por enviar el reportaje

 

 
 
   
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas que puedes leer aquí

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

 

Censo de pruebas del RENAULT 5 TS en la prensa del motor española (10)

 

 

 

 RENAULT 5 COPA/RENAULT 5 TS

 AUTOMOVIL N¬ļ 039 (ABRIL 1981)

 
 

 

 RENAULT 5 TS

 FORMULA N¬ļ 144 (SEPTIEMBRE 1976)

 
 

 

 RENAULT 5 TS

 AUTOPISTA N¬ļ 0880 (27-12-75)

 
 

 

 RENAULT 5 TS

 VELOCIDAD N¬ļ 0952 (8-12-79)

 
 

 

 RENAULT 5 TS

 MOTOR MUNDIAL N¬ļ 373 (ENERO 1976)

 
 

 

 RENAULT 5 TS

 VELOCIDAD N¬ļ 0740 (15-11-75)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT 5 TS franc√©s

 VELOCIDAD N¬ļ 0725 (2-08-75)

 
 

 

 RENAULT 5 TS Y GTL

 AUTOPISTA N¬ļ 1073 (27-10-79)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT 5 TS/SEAT 1200 SPORT

 AUTOPISTA N¬ļ 0893 (27-03-76)

 
 

 

 RENAULT 5 TSE Y GTL

 AUTOPISTA N¬ļ 1320 (3-11-84)

añadir al carrito

 

 

Comentarios de los lectores: 5
 

 

1. Florentino 

Hola, el sentido que tiene esta comparativa hay que verlo en la prueba del GTL, ya que en esa prueba Arturo de András decía que le había parecido mucho más racional ese model que el TS. hay que juzgarlo dentro del contexto de áquella época, puesto que el equipamiento y las prestaciones de un GTL se consideraban excelentes, siendo el TS un coche excesivo, de capricho,
seg√ļn A. de A.

 

 

2. Oscar de Lleida 

Si miráis las pruebas antiguas de 1975 (colgadas en esta Web) el TS consumió en ciudad 10,77L y el GTL 11,82L, por lo que entiendo que en la presente se liaron con las columnas; de todas formas el consumo urbano (como dice el texto), no es representativo y puede variar mucho.

 

 

3. Oscar de Lleida 

Si es en versión 81 cuando R-7 GTL y R-5 GTL adoptan el motor 1.108 cc y 45CV a 4.400 r.p.m.

 

 

4. Oscar de Lleida 

1-VII-2022: Gracias a José Fidel por la prueba y al Web master por colgarla. Este GTL supongo que llevaba el motor Sierra del 1er GTL (50CV) estrenado en el R-7 de 1.037cc (67,7x72mm) y no el 1.108cc (70x72mm) del R-5 GTL (45CV) de la comparativa aparecida el 6-Mayo-2022 (Velocidad 1059 del 26-XII-81).

 

 

5. Ricardo 

excelente prueba comparativa de los renovados Renault 5 que salieron a la venta en el oto√Īo de 1979, con sus fotos correspondientes, muchas gracias por subirla

 

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

 

 

La tienda de revistas de pieldetoro.net