Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Seat 600 D Spider Milton

 

  

En el pasado Sector del Automóvil, celebrado en Barcelona el mes de marzo, se presentó al público este vehículo, que muy bien podemos considerar como el primer spider nacional, ya que anteriormente solo habían aparecido algunas versiones realizadas por Serra, pero siempre en facetas de prototipo o con un número limitadísimo de unidades. El Milton, sometido hoy a examen por VELOCIDAD, no es un coche popular, pero podemos considerarlo como vehículo de serie, aunque ésta sea pequeña, ya que así lo pudimos comprobar y así lo reflejan nuestros documentos gráficos.

 

Además el precio establecido para esta versión del Seat 600 es verdaderamente competitivo. Ciento cinco mil pesetas para el vehículo con motor normal y 119.000 con motor preparado son cifras verdaderamente ajustadas y que solamente se pueden conseguir a base de producciones en serie. Además, tal como iremos viendo a lo largo de estas líneas, los extras que se ofrecen con el vehículo son de categoría y justifican de sobras su precio, idéntico al del Seat 850 coupé en su versión normal.

 

Creemos que el coche puede tener, como lo ha demostrado hasta el momento, una buena aceptación en el mercado nacional al menos hasta el momento en que alguien se decida a fabricar el 850 spider, pero es todavía una meta lejana, tanto para Seat como para los carroceros nacionales.


 

CHASIS REFORZADO PARA UNA CARROCERIA DE AGRADABLE PRESENCIA

 

La realización del vehículo, y especialmente en lo que se refiere a equipo adicional, se ha pensado aprovechando soluciones de la mayoría de los fabricantes nacionales, y así podremos comprobar que el vehículo tiene «injertos» de otros modelos de Seat, así como de Renault.

 

 

 

Sin embargo, todo lo referente a carrocería ha sido pensado, calculado y diseñado en un rincón de la geografía catalana: Villafranca del Panadés, donde desde hace dos años un grupo de treinta personas, entre obreros y directivos han pasado a la realidad lo que un día fueron simples cálculos. Para poder acoplar esta carrocería sobre una mecánica de Seat 600-D ha sido preciso reforzar el bastidor ya que al tratarse de un coche descapotable, el autoportante perdía mucha rigidez. A pesar de estos dos refuerzos transversales, el coche continúa teniendo la estabilidad característica del 600, si bien se ha reducido en parte su carácter sobrevirador influenciado también por las variaciones de suspensión.

 

En general la carrocería está bastante lograda, especialmente la parte trasera, que con su «cola truncada», tan en boga actualmente, nos recuerda mucho al modelo fabricado por Fiat. La parte delantera está bien perfilada en cuanto a aerodinamismo se refiere, si bien las prominencias que alojan los pasos de rueda y los faros delanteros resultan algo elevadas con respecto a la parte central del capó. Pero ahora los moldes ya están hechos, y no vale la pena rectificarlos ya que en el próximo Sector del Automóvil aparecerán modelos nuevos.


 

SUSPENSION Y FRENOS TAMBIEN HAN SIDO REFORMADOS

 

Al Milton se le ha querido conferir un aire más deporti vo que a su progenitor, y para ello se han tenido en cuenta, aparte naturalmente del motor, dos factores esenciales: suspensión y frenos. Los cuatro amortiguadores han sido cambiados por otros de mayor resistencia y los muelles traseros y ballesta delantera también han sido reforzados. Esta peculiaridad le da al coche una mejor estabilidad, a pesar de que se conservan los neumáticos y llantas originales, y la direc ción resulta algo más dura, pudiéndose maniobrar con mejor precisión.

 

En cuanto a los frenos, se han conservado los tambores y platos de mordazas originales, si bien se han aumentado las superficies de frenado con mordazas de mayor superficie. La modificación se agradece mucho, sobre todo pasando de 90 km./h., ya que a frenada se conserva suave pero mucho más eficaz.

 

El Milton, sin pretender ser un coche de competición, ha sido pensado para todos aquellos que son amantes de la conducción deportiva, ya que el motor es susceptible de muchas modificaciones para la obtención de una mayor potencia, y cuando esto se lleva a cabo es preciso que el resto también esté en consonancia.


 

15.000 PESETAS DE DIFERENCIA POR LA PREPARACION DE MOTOR

 

Como ya se ha comentado anteriormente, el Milton se ofrece con dos versiones de motor: el original del Seat 600-D, o bien otro preparado que da 42 CV.

 

La versión normal no la creemos acertada si se pretende conservar el vehículo de esta forma, ya que a pesar de ser la carrocería en fibra de vidrio, no se ha ganado en peso y el coche arroja en la báscula el mismo peso que la berlina Seat 600, y de un spider siempre se esperan mejores resultados que de la versión normal. Ahora bien, si lo que se prentede es ofrecer al cliente la posibilidad de que sea el mismo el que decida sobre la marca y tipo de preparación que quiere darle a su motor, dada la gran variación existente en el mercado, la idea es aceptable.

 

 

 

A pesar de todo, y en razón de su reducido precio, es interesante aprovechar la preparación que ofrece el constructor, que sin ser muy fuerte, le hace ganar los caballos suficientes para que el coche obtenga un reprís mu cho mayor y 30 km/h más de velocidad punta. El vehículo que nos fue prestado para las pruebas llevaba todavía pocos kilómetros y no era posible obtener su rendimiento óptimo, por lo que no se pueden ofrecer datos exactos de aceleraciones y velocidades punta, pero con solamente 1.000 km en su marcador la diferencia con el 600-D es francamente notable.

 

Un problema importante es su consumo. Según datos oficiales el coche consume en utilización normal ocho litros por cien kilómetros, pero en el caso nuestro consumimos de 14 a 20 litros por cien, según los momentos y lugares en que fue probado. Debido a una avería en el indicador de gasolina, en tres ocasiones nos vimos obligados a empujar el coche para llegar al surtidor más cercano y resulta muy desagradable, pero nunca nos hubiéramos imaginado como posible un consumo tan elevado. Analizando los motivos del mismo, apreciamos una puesta a punto deficiente, sobre todo en cuanto a la carburación ya que gran parte del combustible se perdía sin quemar por el tubo de escape. Con el vehículo afinado se puede llegar a una media de consumo e 10 litros por cien kilómetros, aceptable ya que se trata de un motor apretado.


 

CONFORT Y ACABADO

 

Los asientos, de diseño propio, son fijos y basculan en su totalidad, al igual que en el 850 Seat para tener acceso a la parte posterior, si bien las guías de estos son de metal, muy débiles y se doblan con facilidad quedando entonces el asiento inmovilizado en su desplazamiento longitudinal. Incluso sin levantarlos, si se tiene por costumbre conducir con el asiento adelantado, el propio peso del conductor es capaz de doblar las guías.

 

El diseño de los asientos, del tipo semibaquet es bueno, y se conduce cómodamente con los brazos tendidos sin necesidad de despegar la espalda del mismo para cambiar a tercera velocidad. Su tapizado en skay lo hace muy cómodo para limpiar, punto muy interesante en un coche que la mayoría de las veces está descubierto, si bien en condiciones de humedad condensa el vapor de agua y es preciso conducir sentado sobre una fina capa de agua.

 

 

 

El acabado interior está muy bien cuidado en todos sus detalles. Toda la parte trasera y el puente de la calefacción están tapizados con sisal, y las alfombras se conservan las de goma originales para una mayor facilidad de limpieza. El volante es de tres brazos, de duraluminio guarnecido en madera, al igual que el «tablier», y los relojes de control están muy bien situados, pudiéndose observar perfectamente sin necesidad de distraer la atención a la carretera. Asimismo las luces indicadoras son eficaces, y solamente el piloto de los intermitentes, situado frente al conductor y de color amarillo, se hace algo molesto en conducción nocturna.

 

El coche se entrega al cliente sin parasoles, ya que en opinión del fabricante estos le restan belleza de líneas al vehículo, pero opcionalmente y sin recargo, se ofrece con ellos incorporados.


 

LA CAPOTA, UN PROBLEMA SIN SOLUCION

 

Desde hace muchos años la preocupación de todos los constructores europeos de coches spider es conseguir capotas fáciles de colocar y estancas al aire y el agua, pero por el momento no se ha conseguido nada definitivo. Y en el caso del Milton no podía ser menos. La capota resulta fácil de instalar por una sola persona, si bien los ganchos delanteros que la sujetan a la parte superior del parabrisas no son todo lo eficaces que debieran, y pasando de 70 km./h. es preciso sostenerlos con la mano, ya que se abren. Solucionada esta pequeña pega, el coche, sin llegar a las condiciones de una berlina normal, resulta casi totalmente estanco al agua y entra muy poco aire, que en ningún momento molesta a los ocupantes ni se oyen los clásicos silbidos de estas pequeñas entradas de aire. A decir verdad tampoco coincidimos con ningún día en que lloviera «de verdad» pero para las lluvias del país se puede circular tranquilo sin miedo a mojarse.


 

UN VERDADERO DOS PLAZAS

 

Espacio para dos personas, y que no vayan muy lejos, es lo que da de sí el Milton. El capo delantero queda completamente anulado ya que en él se ha situado la rueda de recambio en forma horizontal y la batería. Para dar una idea del poco espacio disponible, diremos que nos fue imposible colocar una lata de cinco litros como reserva de gasolina, siendo preciso utilizar una de dos litros como medida de seguridad debido a la avería del indicador de gasolina citada antes.

Y en la parte posterior de los asientos se ha colocado el depósito de gasolina para 36 litros, con lo que el espacio queda reducidísimo incluso para los equipajes. Vemos francamente difícil la colocación de dos maletas de tamaño mediano, lo que justifica el titular de este apartado: «Dos personas, y no muy lejos.»


 

RESUMEN

 

Después de una semana de pruebas en la que el coche fue utilizado en todas las condiciones posibles, nuestro resumen es: Un coche verdaderamente interesante para una minoría, que puede ser muy amplia debido a su poco precio.

 

En todos los mercados internacionales, los coches spider han sido los de menos venta respecto al resto de versiones de un mismo vehículo, y además el más caro de la serie. El Milton, con un precio muy ajustado, ha venido a cubrir la vacante del 850 spider hasta que alguien se decida a hacerlo, en cuyo momento le vemos un mercado muy difícil a los de Villafranca. Pero hasta entonces, el coche tendrá mucha aceptación, ya que los problemas que presenta son de poca monta y fácilmente solucionables, y muchos de ellos ya están en estudio.

 

 

 

Y un punto final muy importante es que el coche tiene exactamente las mismas garantías que si se tratase de un Seat normal, estando atendido por todos los servicios oficiales Seat del país. El coche se entrega con un carnet de garantía propio, pero que está amparado y autorizado por Seat.

 

Es de agradecer esta gentileza de Seat, que día tras día va abriendo más sus puertas a todas las iniciativas privadas, si bien los precios a que suministra los materiales básicos nos siguen pareciendo algo elevados.

 

 

 

 

Ficha técnica

 

 

Carrocería: monobioc en poliester estratificado reforzada con fibra de vidrio. Chasis: independiente de ia carrocería, construido con chapa de acero.

 

Motor: cuatro cilindros. Cilindrada 767 cm-3. Potencia al freno 35 CV. SAE a 5.100 r.p.m. Relación compresión 8,5.

 

Cambio: de cuatro velocidades y marcha atrás, siendo las 27, 3.“ y 47 totalmente sincronizadas.

 

Refrigeración: por circulación líquido especial activado por bomba centrífuga. Circuito sellado.

 

Encendido: batería 12 voltios. Avance y retraso automático con control centrífugo y por vacío.

 

Suspensión anterior: ruedas independientes con ballesta transversal y amortiguadores hidráulicos telescópicos de doble efecto.

 

Suspensión posterior: ruedas independientes con muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos de doble efecto.

 

Dirección: de tornillo sin fin y sector helicoidal relación 2/26.

 

Frenos: hidráulicos de expansión mejorados.

 

Alimentación: bomba mecánica de membrana. Carburador especial con dispositivo arranque manual. Capacidad depósito combustible 39 litros.

 

Neumáticos: baja presión tipo 5,20-12.

 

Dimensiones: Largo total 362 cms. — Ancho máximo 142 cms. — Altura 118 cms — Batalla 202 cms. — Vías anterior y posterior 116 cms.
 

 

 

 

 


· Texto: Forcano (VELOCIDAD n º 327 - 16 de diciembre de 1967)

 

 
 
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

Comentarios de los lectores: 8
 

 

1. Fabadas

Probablemente hoy en día veamos und Renault 8 en esos pilotos. En aquella época probablemente se buscaba una cercanía al Alpine de Renault, que también los llevaba.
Puede ser un poco como el macarroneo actual con los LED tipo Audi, hay muchos que quieren parecérseles. Entonces el Alpine era un "coco en la carretera, tal vez buscaban eso con el Milton.

 

2. S63

Sí, Fabadas, creo que me expliqué mal, pues está claro que existían faros redondos, pero yo a lo que me refería es a que, si el fabricante artesanal quería ponerle unos faros horizontales, en 1967 quizá Seat todavía no comercializaba los de la primera serie del Seat 124, que también eran horizontales, debiendo recurrir a los del R8 si buscaba ese estilo, ya que a mi modo de ver quedan mejor que los del 850 en esa zaga.

 

3. polonius

La trasera no, por los pilotos, pero la delantera sí está muy lograda.
Con un depósito de 36l y el consumo de un Ferrari, la autonomía es de risa, y encima con la avería del indicador, a empujar toca.
Pero bueno, los problemas que presenta, como dice el periodista, son de poca monta y fácilmente solucionables.

 

4. Fabadas

S63: en 1967 ya había los faors redondos estilo Ferrari del Seat 850 y el Simca 1000. Visto con la óptica actual, dos rafors redondos traseros o 4 le quedarían mejor que esos tan feos del Renault 8. Pero tal vez entonces los del Renault 8 resultaban más actuales. O el modelo no debía parecerse demasiado al Fiat 850... Resumiendo: faros redondos en Fiat y Simca había. Saludos

 

5. S63

Está claro que no cumplía con los estándares de calidad ni siquiera de aquellos tiempos, pero al ser un vehículo de carácter lúdico, obviamente para gente adinerada, es de suponer que lo tenían para paseos veraniegos o para moverse por la gran ciudad.

Si tenía garantía Seat, es raro que tuviera pilotos de R8, pero a la vista de las formas está claro que le quedan mejor unos pilotos horizontales y por esa época supongo que no disponían de los del 124.

 

6. Ricardo

artesanal, poco potente, con luces traseras que ni siquiera eran de Seat, pero si hay uno de estos como hallazgo debe valer muy buena pasta

 

7. Fabadas

Un coche con línea y problemas técnicos de Mortadelo y Filemón. Hay que ir agarrando el cierre de la capota. Entrañable.
Chapeau por los que lo desarrollaron. Nada fácil en ese nivel de diseño y profesionalidad.

Gracias por poner la prueba.

 

8. S63

Muy mono, lo desconocía por completo. El posterior 850 Spider de la propia marca lo dejó sin razón de ser, pero es una bonita muestra de modelo artesanal.

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: