Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Ford Fiesta XR2

 

 

Parece que los de Ford no se atreven a realizar un deportivo pequeño con auténtico carácter. Y la verdad es que no se queda sólo en fachada, que cuenta con un motor brioso y elástico, que dispone de una suspensión muy apropiada al uso deportivo y de una dirección rápida... pero en el último momento se arrepienten y diluyen todas estas predisposiciones en unos desarrollos más civilizados, que permitan homologar un consumo (a velocidad de paseo) lo más bajo posible.

 

Mirándolo desde fuera uno piensa que debe tratarse de una bomba andando, tan agresivo y sugerente. La nueva carrocería, más redondeada y compacta lo hace particularmente atractivo. Con sus elementos aerodinámicos perfectamente integrados: el faldón delantero unido al trasero a través de las faldillas laterales y aletines de ruedas, el spoiler que recorre el extremo trasero de la carrocería, rebordeando el portón hasta los pequeños grupos ópticos... Y con sus complementos de estilo «racing»: los faros de largo alcance, y los dos retrovisores exteriores, las llantas de aleación ligera calzadas con anchos neumáticos P6, rematada la pintura con un filete rojo en los laterales y en los paragolpes...

 

Y, efectivamente, el Fiesta XR2 tiene cualidades para ser un auténtico deportivo: bajo el capó delantero se esconde un nuevo motor, el 1.6 CVH procedente del antiguo Escort XR3, con carburador de doble cuerpo y 96 CV de rendimiento.

 

 

 

El propulsor CVH tiene un funcionamiento impecable, sin apenas vibraciones (cigüeñal sobre cinco apoyos y diseño compacto) y una respuesta inmediata a la solicitación del acelerador. Casi no existen ruidos mecánicos, destacando sólo el rugido profundo que emite el escape, un sonido agradable que da la sensación de una gran fuerza contenida.

 

La caja de cambios, de cinco velocidades, posee un escalonamiento bastante racional y progresivo, ideal para el rendimiento del sofisticado cuatro cilindros. Pero todo queda en agua de borrajas al pasar por un diferencial dé desarrollo demasiado largo, que diluye todo el encanto que se prometía.

 

Gracias a una elasticidad proverbial el Fiesta XR2 no se queda muerto; al contrario, posee un buen andar, pero a base de continuos cambios y de apurar las marchas al máximo. La velocidad punta, de 180 km/h, se alcanza en la cuarta relación, quedando la quinta como marcha de viaje, economizante.

 

 

 

El embrague autoajustable es más agradable de utilizar que en la antigua versión XR2. Tiene mayor progresividad. Y la palanca de cambios posee un recorrido bastante claro y rápido, una buena baza en zonas viradas, donde los sucesivos cambios de relación deben realizarse con gran rapidez.

 

En este terreno se adapta también excelentemente la dirección, muy directa y sensible. Esta característica tiene como contrapartida el resultar algo dura cuando hay que realizar maniobras en parado, pero se puede perdonar este pequeño inconveniente: siempre es preferible disponer de agilidad en marcha.


 

SUSPENSION MAS EFECTIVA

 

El bastidor del XR2 se encuentra en su salsa cuando empiezan las curvas. La suspensión es ahora más efectiva que en el antiguo modelo, menos rígida y de mayor recorrido, aunque en absoluto blanda. Las pequeñas irregularidades se transmiten con fuerza a los ocupantes y especialmente cuando ambas ruedas de cada tren las absorben a la vez —como, por ejemplo, las juntas transversales de dilatación en los puentes.

 

 

 

Casi totalmente plano, sin balanceos, el pequeño deportivo aborda los virajes sin reacciones extrañas que afecten su trayectoria aunque, en retenciones, la ligera trasera tiende a perder adherencia, pero siempre dentro de los límites de lo controlable y, en aceleración, las ruedas delanteras tiran nerviosamente, tendiendo a enderezarse la dirección.

 

Este nerviosismo no se traduce, como cabría de esperar, en inestabilidad cuando se circula a alta velocidad por autopista o carreteras rápidas. Los elementos aerodinámicos demuestran aquí su razón de ser, asegurando una buena adherencia al piso y penetrabilidad en la masa de aire.

 

La aerodinámica (Cx = 0,40) no afecta a la refrigeración de la mecánica, a pesar de la pequeña parrilla en el morro, ni a los frenos, que soportan la utilización exhaustiva sin acusar un agotamiento excesivo —la frenada siempre ha sido uno de los puntos fuertes de los Ford.

 

 

 

La aerodinámica además, favorece a las prestaciones del XR2. A pesar del freno que suponen los anchos neumáticos, y a pesar de los poco apropiados desarrollos la pequeña berlina alcanza los 180 km/h, acelera en 10,9 segundos (la casa anuncia 9,9) de 0 a 100 km/h y cubre el kilómetro, desde parado, en 32,5 segundos, datos bastante comedidos, de todas formas. La elasticidad del motor puede con los desarrollos, aunque tampoco logra resultados muy brillantes: 15,6 segundos para recuperarse desde 40 km/h a 100, en cuarta, y 25,5, para alcanzar los 120, partiendo de 60 km/h, en quinta velocidad.

 

Como se ve, no es que sea del todo lento, pero le falta garra. Un grupo más corto sería la solución, algo, por otra parte, nada difícil y a lo que necesariamente tendrán que recurrir, como primera medida, quienes pretendan sacar un buen partido de este vehículo en competición.


 

NUEVOS DISEÑOS POR DENTRO Y POR FUERA

 

Los nuevos Fiesta han sido rediseñados tanto por fuera como por dentro: El interior del XR2 comparte el salpicadero con sus hermanos de gama, su volante es algo más grueso y su instrumentación se completa únicamente con el cuentavueltas —quedando en este aspecto bastante pobre: los únicos datos de funcionamiento del motor son régimen de giro y temperatura de agua, quedando carga de batería y presión de aceite reducidos a dos simples chivatos de emergencia luminosos. Nada más.

 

 

 

En su equipamiento, el XR2 incorpora un reloj digital —con cronómetro— y un dispositivo, junto al freno de mano, de apertura del portón trasero que funciona eléctricamente y sólo con el motor parado, pero el cierre centralizado de puertas y los elevalunas eléctricos no existen ni en opción (las únicas opciones posibles son el techo practicable, las llantas de aleación y el preequipo de radio).

 

Los asientos, de diseño deportivo, proporcionan una buena sujeción lateral. No son mullidos pero sí cómodos, debido a su forma anatómica y envolvente. La postura de conducción resulta, sin embargo, algo extraña (como en todos los Fiesta): el volante queda desplazado hacia la derecha y hacia arriba con respecto a la posición del conductor; su eje queda, además, descentrado y tampoco su plano es totalmente perpendicular a la columna de dirección. De esta forma, al girar, se mueve de un modo muy peculiar, aunque en absoluto incómodo.

 

El diseño de la tapicería y guarnecidos es original y atractivo, muy en la línea del vehículo. Pero el atractivo del Ford Fiesta XR2 está en algo más que en el estilo o en su carácter: lo realmente interesante, hoy por hoy, es su precio.

 

Además de estilo y carácter, el XR2 viene pegando fuerte en el mercado de los pequeños deportivos y, aunque podría ser mejor (sólo adaptándole desarrollos más apropiados y completando su instrumentación) ¿Qué más se puede pedir por un millón?


 

 

DATOS TECNICOS Y PRESTACIONES

 

     
  Marca y Modelo Ford Fiesta XR2
  Motor 4 cilindros en linea
  Situación Delantero transversal
  Cilindrada 1.598 cm3
  Diámetro x carrera 79,96 x 96,5 mm
  Relación de compresión 9,5:1
  Potencia máxima 96 CV a 6.000 r.p.m.
  Par máximo 13,5 Kg a 4.000 r.p.m.
  Alimentación 1 carburador de doble cuerpo
  Distribución 1 árbol de levas en cabeza
  Encendido electrónico
  Transmisión Tracción delantera
  Embrague Monodisco en seco
  Mando Mecánico
  Caja de cambios  
 
I
3,154:1
 
II
1,909:1
 
III
1,269:1
 
IV
0,959:1
 
V
0,759:1
 
MA
3,615:1
 
Grupo
3,583:1
  Bastidor Estructura monocasco autoportante
  Suspensión delantera Independiente, McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores de gas, estabilizadora de torsión
  Suspensión trasera Eje rígido, brazos longitudinales y barra Panhard, muelles helicoidales, amortiguadores de gas, estabilizadora de torsión
  Dirección Cremallera
  Vueltas de volante 3 1/16
  Radio de giro 5,15 m
  Sistema de frenos Doble circuito, servo
  Frenos delanteros/traseros Discos ventilados/tambor
  Neumáticos P-6, 185/60 R13 80H
  Llantas Aleación 6J x 13 H2
  Carrocería Berlina deportiva, 3 puertas, 5 plazas
  Largo/ancho/alto 3.712/1.620/1.334 mm
  Batalla 1.288 mm
  Vías delantera/trasera 1.385/1.339 mm
  Peso en vacio 840 kg
  Capacidad del maletero 215/900 dm3 40 litros
  Depósito de combustible  
  Velocidad máxima 180 km/h
  Aceleración:  
 
0-100 km/h
10,9 seg.
 
0-1000 m
32,5 seg.
  Elasticidad:  
 
40-100 (en IV)
15,6 seg.
 
60-120 (en V)
25,5 seg.
  Consumo 90/120/ciudad (ECE) 5,7/7,5/9,1 L/100 km
  Consumo medio (prueba) 9,6 1/100 km
  Incidentes durante la prueba Ninguno
  Precio en la calle 1.061.245 ptas.
     

 


· Texto: C. H. H. (AUTOMÓVIL Nº 81, 1-Octubre-1984 )

 

 
 
   

 

 

Comentarios de los lectores: 8
 

 

1. Omar

Es con diferencia el mejor coche que he tenido y aún lo tengo,con sus 30 años va muy bien en el tráfico actual,tengo curiosidad por ver qué coche de los de ahora llegará a cumplir 30 años en tan buenas condiciones.....

 

2. yo

yo tengo uno desde hace casi 13 años y casi 160.000km hechos en el encima de los que ya tenia,el coche va muy bien,el tema de desarrollos es si lo quieres expresamente para tramear y con los canones de la epoca que se estilaban desarrollos mas cortos,un poco mas cortos quizas si...pero no mucho mas,va genial en carretera rapido , es super estable y mantienes velocidades altas para viajar y el coche va bien

 

3. cuca

Era uno de mis preferidos, finalmente fue un Golf GTi MKII. Ciertamente una pena por los desarrollos y suspensión trasera poco elaborada. Pero sonaba muy bien y estaba muy bien acabado en llantas,spoilers, etc.Lo probé en una ocasión y me encantó.

 

4. sisu

Un diamente en bruto..; un coche bien planteado, pero dejado a medias..; con grupo corto , una suspension mejor resuelta y puliendo detallitos hubiese sido perfecto.

 

5. henry

Pólvora mojada, como titulaba su prueba la revista "Automóvil".

 

6. Miguel

Me encanta este coche. Aunque es verdad que este perjudicado por los desarrollos tan largos. Es pequeño, agil, ligero. No tiene pijadas como elevalunas ni cieerre centralizado.Neumaticos anchos,suspension bastante deportiva para la epoca. El coche perfecto para pasartelo bien en un tramo de montaña y exprimir la primera, la segunda y la tercera velocidad hasta la zona roja.

 

7. Fabadas

Este coche fue siempre una decepción, la prueba es bastante descriptiva.

 

8. Fabadas

Este coche fue siempre una decepción, la prueba es bastante descriptiva.

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: