La tienda de revistas de pieldetoro.net

 

 

Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Ford Fiesta XR-2

 

  

 

VIRTUDES

· COMPORTAMIENTO BRILLANTE Y EFICAZ

· COCHE MUY DIVERTIDO DE CONDUCIR

· EXCELENTE RELACION PRECIO/TAMAÑO/PRESTACIONES

 

DEFECTOS

· MOTOR RUIDOSO

· SUSPENSION INCOMODA EN TERRENO ONDULADO

 

 

Un motor de 83 CV. de potencia, una carrocería de 3,6 metros de longitud y un peso total de 800 kilos. Así podría resumirse el carnet de identidad del Ford Fiesta XR-2, un peso gallo en la más amplia acepción del término. La transformación es definitiva. Las personalidades de un Fiesta L 957 c.c. de baja compresión y un XR-2 nos harían pensar en dos familias de vehículos distantes.

 

Y aunque de por medio estaban los 1300 Super Sport, es evidente que el carácter del XR-2 nos los hace olvidar. Con esta versión se nos muestra la otra cara, hasta ahora oculta, del Ford Fiesta.

 

El Ford Fiesta XR-2 es, ante todo, un motor y una mecánica. Sin quitarle mérito al trabajo de carrocería, una vez que conducimos este divertido aparato relegamos a un segundo término todo lo que no sea la eficacia general que caracteriza su comportamiento. Y, sin embargo, el trabajo de carrocería que adorna al XR-2 está francamente logrado. Las fotografías valen más que las palabras, pero la impresión es aún más favorable cuando se puede apreciar detenidamente lo bien que queda ese toque deportivo dado por los estilistas de Ford.


 

ESTETICA LLAMATIVA

 

El inconveniente de las modificaciones de carrocería en cualquier coche es que la consecución del éxito no está al alcance de todos. Muchas veces se peca por exceso y otras por defecto. Sin embargo, en los últimos años la mayoría de las marcas han sacado sus propias innovaciones sobre sus productos de serie, en base a un trabajo serio y cada vez más profesional. Ahí está la garantía del resultado final.


En el XR-2 se ha optado por la adopción de ciertos apéndices que, combinados con unas franjas laterales relativamente discretas, unas ruedas de aleación ligera de aluminio calzadas con neumáticos de perfil 60 y unos colores de carrocería ciertamente exclusivos, como rojo, gris metalizado o negro, nos dan un resultado que no disgusta a casi nadie. Es sorprendente lo bien que entra por los ojos del gran público, que sabe apreciar admirativamente el trabajo realizado. Y no olvidemos los grupos ópticos delanteros redondos, muy personales y siempre útiles para que el conductor que va a ser adelantado no piense que tras él va un Fiesta cualquiera. Recordemos que el Fiesta vendido en los USA lleva faros redondos.

 

 

En el XR-2 se dan, además, las modificaciones comunes a la gama Fiesta 82. Los endebles parachoques hasta ahora empleados y cuya protección era mínima, como puede apreciarse en gran cantidad de estos modelos que ruedan por nuestras carreteras, se han visto sustituidos por unos conjuntos fácilmente reconocibles a primera vista por las protecciones adicionales de plástico, mientras que los delanteros integran los intermitentes.

 

Ciertamente resultan ventajosas las modificaciones incorporadas. Cabe pensar que estos parachoques serán más útiles. Por su parte, las llantas de trece pulgadas de diámetro, además de su buena estética, siempre permiten la instalación de frenos más generosos en su tamaño y bien ventilados, aunque en este caso lo realmente importante es la presencia de dos discos auto-ventilados con perforaciones longitudinales, capaces de borrar cualquier mal recuerdo anterior. Las siglas XR-2 permiten la identificación, así como otros detalles: aletines, escape...

 

 

La excelente accesibilidad al interior del Fiesta nos permite observar con agrado un tapizado distinto y, sobre todo, unos asientos muy envolventes. Como suele ser norma, son algo duros, lo que nos hace pensar en la hasta ahora habitual dureza de suspensión de los Fiesta y el resultado final en cuanto al confort se refiere. Pero no nos adelantemos. El velocímetro graduado hasta 220 km/h. y el pequeño volante de dos radios nos confirman la imagen exterior. Por lo demás, el equipo es amplio: parabrisas laminado, limpialuneta térmica, reloj digital con calendario y crono, guantera con luz, lavaparabrisas eléctrico, cuentarrevoluciones, etcétera.


 

UNA CONVERSION EFICAZ

 

Bajo el capot delantero, forrado en un intento por disminuir el nivel sonoro, campea una mecánica de presencia nada espectacular. El voluminoso filtro de aire oculta un carburador Weber, aunque viendo el conjunto detenidamente hay detalles típicos de coche transformado en busca de las prestaciones.

 

La capacidad es de 1.600 c. c. Es el mismo motor Kent de árbol de levas lateral ya conocido en esta gama, pero los cambios son importantes en admisión, escape y distribución. El encendido es electrónico, la potencia máxima de 83 CV. a 5.500 r. p. m. y el par de 12,7 mkg. a 4.000 r. p. m. También en el cambio hay variaciones, pero la caja sigue siendo la misma, como el sistema de cremallera de la dirección.

 

En la práctica, los resultados van a aseverarse como muy positivos. Reconocemos que en un principio estábamos un poco desconfiados frente al XR-2. Sabido es que el Fiesta es un coche pequeño, de acertado diseño, pero su mecánica nunca se caracterizó por ser brillante. Ciertamente hemos de reconocer que Ford nunca lo buscó y que incluso al hablar de valores de consumo se reconocía que éstos eran bajos, siempre que la conducción no fuese demasiado rápida. La personalidad del Fiesta estaba definida, pese a la presencia de las versiones S-1100 y 1300. En éstos, los rendimientos eran aceptables, pero la flagrante falta de freno, sobre todo en el 1300, limitaban sus posibilidades, al igual que ocurría con el Super Sport.


Pero así como el Super Sport era más que nada un producto de marketing, en el XR-2 se nota la mano del Departamento de Ingeniería para Vehículos Especiales de Ford. Ello se hace evidente desde el momento que tenemos ocasión de trasladarnos por alguna desierta carretera comarcal. El Fiesta tiene una buena relación peso/potencia. Según datos de fábrica, arroja 800 kilos en vacío y al motor se le adivinan los caballos desde el primer momento. También es verdad que desde que salimos a carretera, el nivel sonoro se hace molesto a partir de 120 km/h.; al menos, resulta más elevado de lo deseable. Cierto que los usuarios a los que va dirigido es presumible que sabrán disculpar ese ruido procedente de un estudiado escape, que, sin duda, hará ganar sus buenos caballos. Pero también es verdad que en un viaje largo llega a cansar.

 

 

Rápidamente sale a relucir el tema del confort y la conclusión se adivina si recordamos la dureza habitual de los Fiesta (al menos en las versiones anteriores a la gama 82, en la que se adoptan unos conjuntos de mayor flexibilidad). En el XR-2, los tarados se han graduado para facilitar una conducción más bien deportiva y, aunque los muelles son progresivos, es lógico escoger a favor del comportamiento frente a la comodidad. En trazados REDIA o en autopista se va bien. Pero en carreteras secundarias de firme desigual bota demasiado, aun con presiones normales, lo que repercute no sólo en el confort, sino también, ocasionalmente, en las trayectorias, cuando se trata de apurar una frenada yendo rápido, por ejemplo. Pero a cambio el conjunto es altamente eficaz en cualquier circunstancia. No queremos decir con ello que el XR-2 tenga una estabilidad intachable (poquísimos coches la ofrecen), pero resulta muy lograda y lo más importante a nuestro juicio es que está en línea con el motor: la estabilidad del XR-2 es acorde a su potencia. Partiendo de esa base, nos encontramos además con una manejabilidad extraordinaria. El Fiesta evoluciona ágilmente cuanto más enrevesado es el terreno. Además es un placer conducirlo, por lo divertido que resulta. Los Pirelli P-6 le permiten atacar las curvas de manera decidida y a golpe de volante se le coloca rápidamente. Un suave toque de freno nos lo inscribe aún mejor en las curvas, haciendo deslizar progresivamente el tren trasero. Esto, sin embargo, va en gustos y lo cierto es que el Fiesta jamás se resiste a girar; aunque sea en situaciones forzadas, no necesita la ayuda del freno para “abanicar” la curva.

 

 

La dirección, sin duda, contribuye. El volante sólo tiene tres vueltas de tope a tope; resulta por tanto bastante directa, efecto que se acentúa con la inmediata respuesta de los P-6, cuya adherencia es además excelente. También tienen su lado malo en el confort, pues los cambios de dirección resultan más bruscos para los ocupantes. En cuanto al conductor, la dirección a veces responde bruscamente, cuando se fuerza en terrenos desiguales, pero esto puede considerarse normal. Por lo demás, el Fiesta resulta bastante neutro y sólo desliza de delante o subvira cuando la adherencia es precaria.


 

DISFRUTAR CONDUCIENDO

 

En un tramo virado de carretera secundaria, todo contribuye a lograr un comportamiento eficaz. Los frenos responden sin merma en cualquier situación normal y pueden calificarse de progresivos, potentes y bastante estables. Lo mismo cabe decir del cambio. El sincronizado es perfecto y nunca encontramos resistencia al paso de una marcha a otra. Incluso la primera entra sin la más mínima oposición a la hora de atacar la más cerrada de las paellas. El motor empuja con fuerza y de inmediato nos encontramos en posición de afrontar la siguiente curva, sabiendo que aun sobrepasando los límites de lo razonable, el XR-2 se controla aceptablemente. En resumidas cuentas, es muy divertido para el que le guste conducir.

 

 

En carreteras REDIA es igualmente agradable. Los adelantamientos no presentan complicaciones y el buen escalonamiento del cambio permite mantenerse siempre por encima de las 4.000 r. p. m., régimen al cual el Fiesta responde con suficiente energía. Ello es posible haciendo los cambios a 6.000 r. p. m. y si bien el régimen de potencia máxima está en las 5.500 r. p. m., para lograr una óptima aceleración es preferible apurar un poco más los cambios, concretamente, hasta esas mencionadas 6.000 r. p. m.

 

 

Y a propósito de aceleración, ésta es excelente. Con el XR-2 se obtienen unos valores muy competitivos, como corresponde a un coche de su peso y potencia. Hacer un kilómetro con salida parada en 33,1 segundos está francamente bien (una sola persona a bordo). En consecuencia, el XR-2 deja ampliamente “tirados” a la casi totalidad de sus oponentes. Ese primer kilómetro lo acaba a 150 km/h. y tres kilómetros después puede lograrse la velocidad máxima por nosotros cronometrada de 166,6 km/h., algo inferior a los 170 km/h. anunciados por Ford y que esperamos se obtengan con el motor algo más rodado. En cuanto a la capacidad de recuperación, cronometramos 36 segundos para cubrir un kilómetro partiendo de 40 km/h. en cuarta, valor que no está nada mal, a pesar de la notable diferencia con el de aceleración.


Y vamos, por último con el consumo. En conjunto, podría parecer elevado, pero también es verdad que el coche se presta a andar rápido y, lógicamente, eso se paga. En ciudad, el consumo fue de 9,6 litros cada cien kilómetros. En carretera, con una tercera parte de autopista, una de REDIA y otra de carretera comarcal, yendo rápido, pero dentro de unos límites aceptables, subió a 11,2 litros. En el mismo terreno, es decir, REDIA, autopista y comarcal, pero sin contemplaciones con el pedal del acelerador, manteniéndolo pisado a fondo casi constantemente, llegamos a los 13,4 litros, que no está mal para su cilindrada y el tipo de utilización.

 

 

Con un precio franco fábrica de 636.200 pesetas, el XR-2 se sitúa en el mercado como un coche más caro que la casi totalidad de los “4 metros”, pero también es verdad que ofrece la ventaja de, con un tamaño menor, dar unas prestaciones muy superiores, sin duda favorablemente estimadas por los usuarios más deportivos, quienes apreciarán, sobre todo, su eficacia en carretera. Si a ello añadimos una carrocería muy evolucionada, el XR-2 se sitúa como un coche francamente goloso, aunque sea un pastel a veces algo incómodo por su dureza de suspensión y nivel sonoro. Por lo demás, tampoco debemos olvidar que es más barato que el R-5 Copa, lógicamente su único rival directo, aunque su difusión siempre ha sido bastante limitada y tal vez resulte un producto más específico.

· Fuente: A. Mayo (VELOCIDAD nº 1053, 14 de noviembre de 1981)

 

 
 
   
   

 

 

 

Censo de pruebas del FORD FIESTA XR2 en la prensa del motor española (49)

 

 

 

 CITROËN AX GT/FIAT UNO TURBO/FORD FIESTA XR2i/OPEL CORSA GSi/PEUGEOT 205 RALLYE/PEUGEOT 205 GTi 1.9/RENAULT 5 GT TURBO/SEAT IBIZA SXI/SUZUKI SWIFT GTi 1.3 16V

 AUTOPISTA Nº 1610 (24-05-90)

 
 

 

 CITROËN AX GT/SEAT IBIZA SXI/PEUGEOT 205 RALLYE/FORD FIESTA XR2/OPEL CORSA GSI

 AUTO HEBDO Nº 0194 (10-12-88)

 
 

 

 CITROËN AX SPORT/CITROËN VISA GTI 115 CV/FIAT UNO TURBO I.E./FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTI 1.9/RENAULT 5 GT TURBO

 MOTOR 16 Nº 191 (20-06-87)

 
 

 

 CITROËN AX SPORT/CITROËN VISA GTi/TOYOTA COROLLA GTi 16V/SUZUKI SWIFT GTi 16V/FIAT UNO TURBO i.e./RENAULT 5 GT TURBO/FORD FIESTA XR2

 SUPER AUTO Nº 01 (VERANO 1987)

 
 

 

 CITROËN AX SPORT/FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTX

 MOTOR 16 Nº 201 (29-08-87)

 
 

 

 FIAT UNO TURBO i.e./FORD FIESTA XR2/OPEL CORSA GSi/PEUGEOT 205 GTX/RENAULT 5 GT TURBO/SEAT IBIZA SXi

 GRAN AUTO 16 Nº 16 (JUNIO 1990)

 
 

 

 FIAT UNO TURBO IE/FORD FIESTA XR2i

 AUTO HEBDO Nº 0253 (17-02-90)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTOMOVIL Nº 079 (AGOSTO 1984)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTOPISTA Nº 1176 (19-12-81)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTOPISTA Nº 1298 (3-06-84)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTOMOVIL Nº 081 (OCTUBRE 1984)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTOMOVIL Nº 047 (DICIEMBRE 1981)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTO HEBDO Nº 0051 (15-11-84)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 VELOCIDAD Nº 1053 (14-11-81)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 VELOCIDAD Nº 1199 (15-09-84)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 AUTO REVISTA Nº 1379 (26-05-84)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2

 MOTOR MUNDIAL Nº 438 (DICIEMBRE 1981)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2 GR.1

 AUTOMECANICA Nº 142 (ENERO 1982)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2 GR.A de circuitos

 AUTOMECANICA Nº 160 (JULIO 1983)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2 GR.A de rallyes

 AUTO HEBDO Nº 0028 (1-10-83)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2 GRUPO CORTO/XR-2 GRUPO LARGO

 AUTOPISTA Nº 1341 (30-03-85)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/CITROËN AX SPORT

 AUTO HEBDO Nº 0121 (9-06-87)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/MITSUBISHI COLT 1600 TURBO ECI/MG METRO TURBO/PEUGEOT 205 GTI 1600

 AUTOMOVIL Nº 082 (NOVIEMBRE 1984)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTi

 SOLO AUTO Nº 023 (AGOSTO 1984)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTX

 MOTOR 16 Nº 123 (29-02-86)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTX/SEAT IBIZA SXI

 AUTOPISTA Nº 1497 (24-03-88)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/RENAULT CLIO 16V

 AUTO 1 Nº 120 (JUNIO 1992)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/RENAULT CLIO 16V/PEUGEOT 205 GTI 1.9

 AUTO HEBDO Nº 0365 (9-05-92)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/SEAT FURA CRONO/RENAULT 5 TX/TALBOT SAMBA S

 AUTOMECANICA Nº 154 (ENERO 1983)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/TALBOT SAMBA RALLYE

 MOTOR 16 Nº 033 (9-06-84)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2/TALBOT SAMBA S/TALBOT SAMBA RALLYE/SEAT PANDA/OPEL CORSA SR/RENAULT 5 TX/RENAULT 5 COPA TURBO/SEAT FURA CRONO

 AUTO HEBDO Nº 0047 (1-09-84)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i

 AUTOMOVIL Nº 144 (ENERO 1990)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i

 AUTOPISTA Nº 1580 (26-10-89)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i

 TOP AUTO Nº 6 (ABRIL 1990)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i

 MOTOR 16 Nº 314 (28-10-89)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i

 AUTOMECANICA Nº 238 (ENERO 1990)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i 16V

 MOTOR 16 Nº 447 (12-05-92)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i 16V

 AUTOMECANICA Nº 268 (JULIO 1992)

añadir al carrito

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i/PEUGEOT 205 RALLYE/RENAULT 5 GT TURBO

 AUTO HEBDO Nº 0240 (11-11-89)

 
 

 

 FORD FIESTA XR2i/RENAULT CLIO 16V

 AUTOPISTA Nº 1716 (4-06-92)

 
 

 

 OPEL CORSA GSi/RENAULT 5 GTX/PEUGEOT 205 GTX/FIAT UNO TURBO/CITROËN AX SPORT/SEAT IBIZA SXI/FORD FIESTA XR2

 MOTOR 16 Nº 252 (20-08-88)

 
 

 

 OPEL CORSA GT 1.3/RENAULT 5 GTS/FORD FIESTA XR2/PEUGEOT 205 GTX

 VELOCIDAD Nº 1318 (27-12-86)

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/FIAT UNO TURBO/SEAT IBIZA SXI/FORD FIESTA XR2/RENAULT 5 GTX

 MOTOR 16 Nº 233 (9-04-88)

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/FORD FIESTA XR2

 AUTOPISTA Nº 1389 (27-02-86)

añadir al carrito

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/FORD FIESTA XR2

 AUTOMOVIL Nº 100 (MAYO 1986)

añadir al carrito

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/LANCIA Y-10 TURBO/FORD FIESTA XR2

 AUTO HEBDO Nº 0085 (25-03-86)

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/RENAULT CLIO 1.7 RT/ROVER 114 GTI 16V/FORD FIESTA XR2i

 AUTO HEBDO Nº 0293-294 (1-12-90)

 
 

 

 PEUGEOT 205 GTX/SEAT IBIZA 1.5 GLX/FORD FIESTA XR2

 AUTOMECANICA Nº 194 (MAYO 1986)

 
 

 

 TALBOT SAMBA RALLYE/CITROËN VISA GT/SEAT FURA CRONO/MG METRO TURBO/FORD FIESTA XR2/RENAULT 5 TX

 AUTO HEBDO Nº 0022 (1-07-83)

 

 

Comentarios de los lectores: 6
 

 

1. S63 

El Mk.1 era muy moderno en su momento y este deportivo era atractivo y lujoso, muy distinto de los modelos de origen francés e italiano que solíamos ver entonces.

Cuando salió no me gustaba cómo encajaban los faros redondos en esa carrocería, aunque al final te acostumbras y sin típicos de esa variante deportiva.

 

 

2. Oscar de Lleida 

"al Fiesta de Serviá".¡estos correctores!

 

 

3. Oscar de Lleida 

@ Ricardo, la explicación es que el modelo 1.600 ya existía en 1978 pero solo en USA por aquello de las normas más estrictas anticontaminación. Pero a la hora de preparar un Fiesta se eligió el de más cilindrada que como es lógico sería el que más potencia daría una vez preparado, El Fiesta Gr2 lo estreno en el Monte-79 Vatanen sin mucho éxito, pero al año siguiente Salvador Serviá gano su categoría en Montecarlo y después vinieron varias Victorias en España.
A finales del 81 cuando sale el XR-2 se hace una réplica del modelo de competición: Alerón trasero, spoiler delantero, aletines en las ruedas (más discretos) y los faros redondos que siempre había llevado el modelo de competición 1600.
Para más información ver la prueba de Ricardo Muñoz a la Fiesta de Serviá en la revista AUTOMOVIL nº 38 de Marzo de1981.

 

 

4. Ricardo 

29 sep 2022

Es curioso que la versión XR-2 del Ford Fiesta tuviera los mismos tipos de faros redondos que la versión norteamericana que se vendió en USA de 1977 a 1980, habrá sido para aprovechar inventarios de faros redondos del Ford Fiesta para esta versión en específico?

 

 

5. Oscar de Lleida 

Algunas unidades de prensa estaban equipadas con elementos de seguridad de grupo N o grupo 1; cierres de capot y maletero (Velocidad, AUTO-MECANICA y AUTOMOVIL) y barras AUTOMOVIL Y AUTO-MECANICA).También los probaron con los 4 colores existentes; eran negro (el V-8018-AW para “autopista” y el de Auto-Hebdo), blanco (el de AUTOMOVIL); gris metalizado (el V-8021-AW de Velocidad y el de AUTO-MECANICA) y rojo (el 2º que probo AUTO-MECANICA).

 

 

6. Oscar de Lleida 

28-IX-2022: Ya tenía este XR-2 en un pedestal y guardaba la fotocopia (leída en la “biblio”) de la prueba de A. de A., cuando el cabo 1ª que tenia se siniestro con su R-5 GTL replica de Copa (baquets autenticos de competición, llantas de magnesio -que ardieron como la cera-, colector IRESA 4 en 1 y parachoques de fibra autentico del modelo Copa). Después de unos días en el hospital militar, va y aparece, en Enero del 82; por la Granja Militar con un XR-2 igualito que el de la prueba. Yo entonces tenía un Fiesta Van 950 BC (L-3767-G), tuve que esperar aun 4 años para tener mi XR-2 y tuvo que ser el Mk-II CVH y 5Vel.; (el Mk-I era motor Kent 4Vel) evidentemente el mío tiene mejores prestaciones, pero estéticamente y como mito prefiero el MkI.

 

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: