Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Alpine-Seat Inyección

 

Realmente, el Alpine-Seat, obra de Andr√©s Manso, ya hab√≠a hecho sus primeros pinitos en competici√≥n con su propietario, Luis Mar√≠a del Olmo, al volante. Dos subidas norte√Īas del Campeonato de Monta√Īa hab√≠an servido para demostrar las posibilidades potenciales del coche, denunciando a la vez ciertas lagunas de reglajes que hab√≠an sido rellenadas recientemente de manera satisfactoria.

Pero, en su forma definitiva, el coche segu√≠a siendo una inc√≥gnita, y Del Olmo quer√≠a efectuar la definitiva ¬ęexploraci√≥n¬Ľ en el Raliye Costa del Sol. Sin embargo, la cosa no pas√≥ de un mero intento. En efecto, cuando el piloto bilba√≠no entrenaba la rapid√≠sima prueba de Gergal, al abordar una secci√≥n en ¬ęS¬Ľ de tope, ve√≠a aparecer ante s√≠ otro coche en direcci√≥n contraria. En plena frenada, el Alpine pisaba gravilla, perdiendo su normal trayectoria y sali√©ndose aparatosamente de la carretera. Tras el vuelco y formidable impacto subsiguiente, el balance cl√≠nico por fortuna no era excesivamente dram√°tico: varias fracturas de costillas y clav√≠cula para el copiloto, Javier Arnaiz, y apenas rasgu√Īos en el caso de Luis Mar√≠a. El coche, por el contrario, era un mont√≥n de chatarra; un mont√≥n de chatarra que hab√≠a cumplido incre√≠blemente bien la tarea de proteger a sus ocupantes, resistiendo perfectamente la estructura b√°sica y el habit√°culo, pero cuya elaborada mec√°nica hab√≠a llevado la peor parte.

As√≠ quedaba destruido, antes de estrenarse realmente, el Alpine-Seat alimentado por inyecci√≥n fruto de largos meses de trabajo por parte del preparador madrile√Īo Andr√©s Manso, y en cuyo proyecto se hab√≠a invertido una importante suma de dinero. Ahora, subsiste la inc√≥gnita de si una r√©plica de este coche ser√° alineado en competici√≥n el a√Īo pr√≥ximo. La planificaci√≥n del trabajo es cosa hecha, y las m√ļltiples pegas surgidas han sido resueltas positivamente hasta lograr un veh√≠culo de lo m√°s competitivo. Por tanto, el principal trabajo consistir√≠a actualmente en repetir fielmente las soluciones encontradas. Por supuesto, pr√°cticamente nada se podr√° aprovechar del coche accidentado si el proyecto sigue adelante.

La de este Alpine-Seat es, en cualquier caso, una larga e interesante historia. Realizaciones similares han sido vistas en competición varias veces, y pilotadas con éxito dentro de la categoría de fabricación nacional, pero en este ejemplar se habían aplicado soluciones originales y depuradas, tanto para el acoplamiento entre motor y transmisión, como para la elaboración del propio propulsor y los sistemas de frenos y suspensión.

Tras largos a√Īos de cosechar √©xitos en pruebas norte√Īas al volante de un afinad√≠simo Cooper, Luis Mar√≠a del Olmo adquir√≠a a principios de la temporada pasada un Alpine-Gordini 1255, que marcar√≠a en unas pocas pruebas su ¬ęconversi√≥n¬Ľ a las berlinetas de origen franc√©s. Tras comprar un segundo Alpine parcialmente elaborado de carrocer√≠a y chasis, pero dotado para su venta de un motor de serie de 1.100 c. c., Del Olmo ¬ędesmembraba¬Ľ el anterior coche, instalando su motor Gordini en un TS de calle, y sustituy√©ndolo por el de serie.

As√≠ quedaba una carrocer√≠a desalojada con un ambicioso proyecto por delante. Ya para entonces, hab√≠an funcionado felizmente algunos Alpine dotados de motor Seat 1430, e incluso ¬ęGeni¬Ľ Baturone hab√≠a ganado la clasificaci√≥n de nacionales y el segundo puesto absoluto en el Rallye Vasco-Navarro 1972, al volante de un ejemplar realizado por los talleres barceloneses Scratch. Andr√©s Manso se propon√≠a, sin embargo, montar un motor bi√°rbol elaborado procedente del Coup√© 1600, eludiendo los problemas de alineamiento de transmisi√≥n con un original montaje, y recurriendo en su equilibrada preparaci√≥n a un sistema de inyecci√≥n de combustible.

En vistas a soportar un peso y un par motor mucho m√°s considerables, se reforzaban profusamente todos los anclajes posteriores del chasis, mientras que para la transmisi√≥n, se recurr√≠a a un grupo cambio-diferencial de Alpine 1600, con cinco marchas, relaci√≥n cerrada y autoblocante. Tras estudiar cuidadosamente la alineaci√≥n del primario del cambio y el perfecto anclaje del motor, el preparador madrile√Īo ideaba un preciso ¬ęinjerto¬Ľ de media envolvente de embrague Seat (lado del motor) con otra media Renault (lado del cambio), realizando la delicada uni√≥n por soldadura en atm√≥sfera de arg√≥n.

El motor se dejaba en su cilindrada de 1.608 c. c. (80x80 mm.), pero se adoptaban unos pistones forjados Hepolite, dej√°ndose la relaci√≥n de compresi√≥n en 10,8 a 1 . Adaptando unas trompetas de admisi√≥n y un mando de guillotina de fabricaci√≥n propia, se aplicaba un sistema de inyecci√≥n Kugelfischer, trabaj√°ndose profusamente la culata en sus conductos y c√°maras de explosi√≥n. La adopci√≥n de √°rboles de levas medios, de eficaz dise√Īo, permit√≠a a la vez alcanzar un elevado n√ļmero de vueltas y estabilizar el ralent√≠ en 800 r.p.m. Con un escape 4 a 1 de tiro libre, la capacidad de revolucionar de este motor parec√≠a no tener l√≠mite, obteni√©ndose una potencia m√°xima de m√°s de 150 CV. entre 7.500 y 8.000 r. p. m., con un tir√≥n impresionante desde los reg√≠menes m√°s bajos.

Aun sin haber pasado por una fase de aligeramiento intenso, el peso no llegaba a los 800 kilos, lo que proporcionaba al conjunto un nervio inusitado. De cara a las pruebas de monta√Īa, constitu√≠a una traba, no obstante, el grupo final adoptado, demasiado largo, que ser√≠a parcialmente compensado con la adopci√≥n de una quinta marcha muy corta. Los neum√°ticos elegidos (Michel√≠n TB-5 de medidas 21-13 delante y 25-13 atr√°s, calzados en llantas Gotti de 8 y 9 pulgadas de anchura) determinaban as√≠ una velocidad punta superior a 190 km/h. a casi 8.000 vueltas.

Para un mejor reparto de peso, y junto con la adopción del depósito delantero, Alpine de 79 litros, se colocaba delante el radiador de agua, con la entrada de aire por encima de la placa de matrícula, al estilo de los 1800 franceses. Detrás, junto al usual orificio derecho de refrigeración, se situaba el radiador de aceite, equipado con un ventilador auxiliar.

Para el sistema frenante se recurría también al más reciente equipo Alpine, con discos ventilados delante y doble circuito, y la dirección se trataba, por supuesto, de la más directa entre las disponibles.

Si el coche aceleraba con el nervio esperado desde el primer momento, la disposici√≥n mec√°nica del grupo propulsor Seat y la transmisi√≥n del Alpi√Īe ¬ęgrande¬Ľ tra√≠an consigo no pocas sorpresas a nivel de geometr√≠a de suspensiones y alineaciones de los dos trenes, a lo que contribu√≠a el montaje de las manguetas m√°s robustas. As√≠, pues, fueron necesarias bastantes modificaciones para que el potente Alpine-Seat fuese controlable en fase de frenada y en el trazado de las curvas.

Tras los primeros tanteos ¬ęa lo vivo¬Ľ, el montaje de tirantes suplementarios, con un replanteamiento en realidad nuevo de los dos trenes, aportaba resultados de lo m√°s positivos. Con las generosas llantas Gotti y los √ļltimos reglajes, el Alpine-Seat asombraba por la rapidez de su respuesta a las solicitaciones de la direcci√≥n y su buena estabilidad en todo tipo de curvas. La frenada, por su parte, quedaba fuera de toda cr√≠tica por su progresividad y potencia. Un coche, en suma, eficac√≠simo en cualquier terreno.

Sin embargo, a los ojos de su preparador, la caracter√≠stica m√°s destacada, y que es precisamente la que le distingue de otras elaboraciones de este motor, radica en su sistema de alimentaci√≥n. En efecto, parece que Andr√©s Manso ha dado con la dosificaci√≥n m√°s conveniente para el sistema de inyecci√≥n Kugelfischer, que ahora considera indispensable en cualquier realizaci√≥n de este tipo, en la que se persiga primordialmente la potencia, y en este detalle estriba su mayor motivo de orgullo ante un veh√≠culo cuya pausada realizaci√≥n le ha tomado m√°s de un a√Īo, quiz√° por no haberle dedicado todo su tiempo y por querer terminarlo de verdad, sin prisas.

Lástima que un desafortunado accidente haya destruido en unos pocos segundos un minucioso trabajo que podía hacer dado a este Alpine-Seat posibilidades insospechadas en competición dentro de los coches de fabricación nacional.


¬∑ AUTOPISTA N¬ļ 776, 22-12-1973

 

 
 
   
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas que puedes leer aquí

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

 

Censo de pruebas del RENAULT ALPINE en la prensa del motor española (24)

 

 

 

 HONDA NSX/FERRARI 348 TB/RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTO HEBDO N¬ļ 0379-380 (29-08-92)

 
 

 

 HONDA NSX/RENAULT ALPINE A610 TURBO

 AUTOMOVIL N¬ļ 167 (DICIEMBRE 1991)

 
 

 

 PEUGEOT 106 XSi/CITRO√čN AX GTI/ROVER 216 GTI/RENAULT CLIO 16V/NISSAN SUNNY GTI/FIAT TIPO 2.0 16V/OPEL ASTRA GSI 16V/FORD ESCORT RS 2000/LANCIA DEDRA INTEGRALE/BMW 325i/LANCIA DELTA HF INTEGRALE/ALFA ROMEO V6 TURBO/AUDI COUP√Č S2/PORSCHE 968/RENAULT ALPINE

 AUTO HEBDO N¬ļ 0351 (1-02-92)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1300

 AUTOPISTA N¬ļ 0636 (17-04-71)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1300

 VOLANTE N¬ļ 37 Enciclopedia del Autom√≥vil

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1300

 VELOCIDAD N¬ļ 0670 (13-07-74)

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1440 MACH

 AUTOPISTA N¬ļ 0684 (18-03-72)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1440 SCRATCH

 AUTOPISTA N¬ļ 0574 (7-02-70)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE 1550 DIONIS

 AUTOPISTA N¬ļ 0711 (23-09-72)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE A-110

 VOLANTE N¬ļ 26 Enciclopedia del Autom√≥vil

 
 

 

 RENAULT ALPINE A-610

 MOTOR 16 N¬ļ 385 (9-03-91)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE A110

 SUPER AUTO N¬ļ 20 (ENERO-FEBRERO 1991)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTOMOVIL N¬ļ 124 (MAYO 1988)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 MOTOR 16 N¬ļ 229 (12-03-88)

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTOPISTA N¬ļ 1371 (26-10-85)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTOPISTA N¬ļ 1495 (10-03-88)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTOMECANICA N¬ļ 232 (JULIO 1989)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTO HEBDO N¬ļ 0165 (7-05-88)

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTO 1 N¬ļ 068 (11-11-88)

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 AUTO ESTILO N¬ļ 07

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO

 COCHE ACTUAL N¬ļ 012 (22-10-87)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO/MASERATI BITURBO

 SUPER AUTO N¬ļ 06 (JULIO 1988)

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO/PORSCHE 911 CARRERA

 MOTOR 16 N¬ļ 237 (7-05-88)

añadir al carrito

 
 

 

 RENAULT ALPINE V6 TURBO/TOYOTA SUPRA 3.0i.

 AUTO HEBDO N¬ļ 0214 (29-04-89)

 

 

Comentarios de los lectores: 20
 

 

1. germanbetti 

aguante el alpine lo tengo en un juego me encanta

 

 

2. bujia 

Por Galicia tambien andaba uno con motor Seat 1600, de los que preparaba juncosa, era de José Trigo si no me equivoco.

 

 

3. rejekto 

Mi tio felix tuvo la posibilidad de disfrutar de esa joya, me ha hablado mucho sobre las cruzadas en el puerto de los leones, q tiempos...me despido, I LOVE RENAULT 5

 

 

4. Sergio Iv√°n 

Bendita inyección Kugelfischer, que permitía modificarse en todos sus parámetros, totalmente mecánica. Como la del 504TI, que retocando sólo la inyección pasaba de 106 a 170CV fácilmente. Saludos.

 

 

5. TXEXTU 

Busco desesperadamente A-110 documentado para restaurar, agradeceria informacion de cualquier modelo en venta

 

 

6. jorge 

yo creo que andaba pero uno que tuvo mi padre el 1300 aquello era una preciosidad andaba la puta su madre era wuapisimo cuando naci yo no lo tenia bueno lo tenia pero no andaba con el teniamos un renault 5 alpine intercoler

 

 

7. alpine698 

Hola:El a√Īo pasado(2001)o√≠ hablar de un Alpine-Seat morado,de Vitoria,que hab√≠a corrido en competici√≥n hace muchos a√Īos.Hace un mes,1-06-02,por fin lo v√≠,fotografi√© y habl√© con su propietario y transformador,en la Pasada de ITV del Araba Classic.Es en origen un 1100,con motor Seat bi√°rbol 1600 con 2 Weber y aletas modificadas.El acoplamiento motor-cambio es similar al de Manso:dos mitades de campana de embrague soldadas y un eje primario hecho nuevo con nuevas dimensiones.El apartado frenos es el original del 1100(supongo que en sus tiempos de piloto no los usaba demasiado...).Saludos.

 

 

8. marcmp 

ismael,que coches tienes en tu garage perticular?
felididades por la pegina,me encanta(quiza demasiado...que luego me duelen los ojos de tantas horas en la pantalla)
Pondras pruebas del r-11 turbo? gracias

 

 

9. colin 

estoy de acuerdo con bujia, el mejor sin duda el de reverter

 

 

10. fernando 

Me interesa saber donde puedo conseguir partes, nuevas o usadas....

 

 

 

       Siguientes>>

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 5.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: