Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

LOTERIA DE NAVIDAD

 

 

 

 

 

BMW M535i

 

VIRTUDES

DEFECTOS

· COMPORTAMIENTO DEPORTIVO INTACHABLE · ILUMINACION INSUFICIENTE
· MOTOR DE RENDIMIENTO EXCELENTE · TABLERO DE INSTRUMENTOS «OCULTO»
· INTERIOR MUY CUIDADO · DELICADO PARA «NOVATOS»

      

Clásico, pero elegante. De aspecto sobrio, pero brutalmente eficaz en conducción deportiva. El BMW M535i es un arma de precisión, bajo su aspecto lujoso y acogedor esconde un corazón de 218 CV capaz de hacerle sobrepasar con facilidad los 200 km/h , mientras que su comportamiento, intachable, es también muy exigente para con el piloto. Al diabólico M535i hay que respetarlo y comprenderlo.

 

El BMW M535i es precioso, aplastante. Muchos tachan su línea de algo anticuada y de aspecto pesado. Cierto, pero no se le puede negar una evidente elegancia, un clasicismo de una carrocería que ya lleva unos diez años entre nosotros y que, seguramente, pronto cambiará. Los BMW serie 5 mantienen su propia personalidad incluso en la segunda mitad de los ‘80, época en la que muchos coches se caracterizan precisamente por parecerse a todos los demás más que por su originalidad. De todas formas, algunas cifras nos sorprenderán: con una aerodinámica muy cuidada, habiendo realizado un excelente trabajo de eliminación de aristas, carenado de bajos y pasos de rueda, etcétera, pero sin caer en los serios condicionantes de Audi o Mercedes, por ejemplo, se han conseguido unos interesantes valores de Cx de 0,35 con spoilers (versión de esta prueba) ó 0,37 sin ellos. Como se ve, los BMW serie 5 no son tan «cajón» como parecen y su aerodinámica corresponde a la de un coche moderno, aun manteniendo un parabrisas bastante vertical que impide que se te cueza la tripa con el sol y permite bajar los parasoles sin agacharse. Además, la aireación es excelente, importante en países cálidos como el nuestro.

 

La carrocería «5» de BMW ya es clásica entre las berlinas de turismo de altas prestaciones y en esta última versión su agresividad y exclusividad está acentuada por la incorporación de spoilers delantero (algo aparatoso) y trasero, bellísimas llantas de aleación y la mítica sigla M (BMW Motorsport) en la parrilla y el maletero.


 

DEPORTIVO DE LUJO

 

Si el aspecto externo, decorado con el elegantísimo color azul oscuro metalizado, es agradable y atractivo, el interior no lo es menos, mezclando perfectamente el lujo y la comodidad con los aires deportivos. Dentro del habitáculo también encontramos por todos los rincones los colores M, cuestión de recordar que nos encontramos en un BMW deportivo. La posición de conducción es excelente, disponiendo de muchas posibilidades de reglaje. Al poder regular la banqueta en altura y el volante en extensión (como la columna de dirección está inclinada, también sube y baja un poco) es fácil encontrar la disposición de mandos ideal para cualquier estatura.

 

Por contra, la visibilidad del tablero de instrumentos es muy mala en casi todos los casos y la parte superior del cuentavueltas y el velocímetro queda tapada por el aro del volante. Además, faltan indicadores sobre la presión y la temperatura del aceite, algo imperdonable en un coche deportivo, aunque seguramente BMW tiene suficiente confianza en su mecánica como para omitirlos. La computadora (por cierto, también tapada por el volante) facilita secuencialmente datos de hora, fecha, promedio, tiempo, consumo, autonomía y temperatura exterior, mandada por un cómodo conmutador en la varilla izquierda de luces e intermitentes. Otra computadora de servicio controla los kilómetros recorridos, las revoluciones del motor, el número de arranques, el estado de la batería, etcétera, e indica cuándo es necesario cambiar el aceite y cuándo hay que llevar el coche a revisión.

 

En cuanto a comodidad, nada falta en este BMW. Los asientos son duros, pero anatómicos, y las excelentes suspensiones ya se encargan de que los pasajeros no reciban golpes. El habitáculo es espacioso y su acceso muy confortable, pues las cuatro puertas abren casi hasta ángulo recto. El enorme maletero, con fondo muy plano, aloja una rueda de recambio de medida normal, como debe ser, y un excelente equipo de herramientas.


 

DELICIOSO Y DELICADO

 

Sin duda alguna, el plato fuerte de este BMW es su comportamiento, perfecto en cuanto a conducción deportiva se refiere. Los temas comentados anteriormente, los aspectos externo e interno, son auténticas «pequeñeces» en comparación con las excelentes cualidades ruteras de este coche. Pero veamos cómo el M535i, al que, como se ha dicho, hay que respetar y comprender, es exigente con su conductor, que necesitará un prudencial tiempo de adaptación.

 

Durante los primeros metros destacan la increíble precisión de la dirección, manejada desde un volante sencillamente perfecto, de 38 cm . de diámetro y forrado en piel, y el tremendo empuje del motor desde el ralentí que, sin embargo, se manifestará algo falto de bajos (que no de suavidad) en conducción deportiva, donde es necesario mantenerlo siempre por encima de 3.500 r.p.m. En ciudad se puede cambiar tranquilamente a 2.000/2.500 r.p.m. y ningún coche nos seguirá a la salida de los semáforos, manteniendo el consumo, además, bastante limitado.

 

El cambio de marchas, con la primera hacia atrás y las restantes cuatro marchas formando una H, es muy preciso y eficaz, pero también exige precisión, decisión y entrenamiento por parte del conductor. La palanca apenas tiene muelle y no «va sola» de una marcha a otra, como en los coches normales, sino que hay que guiarla con la mano durante todo el recorrido y «acertar». Después de unos 800 km . de prueba; cambiando muy a menudo, ya no fallaba nunca..., cuestión de práctica; el cambio es excelente. Por otra parte, se puede hacer perfectamente el punta-tacón auténtico, es decir, con la punta y el tacón y no haciendo «inventos», gracias al correcto pedal del acelerador.

 

En autopista se circula con extrema comodidad, a unos 160- 180 km/h ., con un consumo relativamente contenido de, por ejemplo, 11,5 litros a 140 km/h . estabilizados. Los coches de este tipo gastan bastante a poca velocidad ( 7,5 l a 90 km/h . y 10,3 a 120), pero menos conduciendo deprisa, en comparación con las prestaciones, el confort y la seguridad que ofrecen. De esta forma, el viaje Madrid-Barcelona-Madrid a un promedio de 122 km/h . (crucero de 140 kmlh. en carretera y 160 en autopista) «cuesta» 12,6 l . cada 100 km . (14.800 ptas. más barato que el puente aéreo, casi tan rápido y mucho más divertido).

 

Lo que hay que dejar claro es que el BMW M535i, eficaz pero exigente en conducción deportiva y que puede resultar hasta peligroso en según qué casos y, sobre todo, en según qué manos, es un coche segurísimo no ya a velocidades normales para el resto de los coches, sino normales para él, que son bastante más altas. Algo que no hay que olvidar es mirar el velocímetro de vez en cuando..., suele marcar bastante más de lo que uno cree y sólo tiene un error del 1,7 por 100.

 

Con un gran silencio y confort de marcha, la sensación de velocidad se ve muy disminuida. La seguridad es envidiable incluso a buen ritmo, como el citado entre Madrid y Barcelona. El BMW «se deja» conducir sin esfuerzo, ayudado por el siempre poderoso motor y la excelente estabilidad.

 

Un comentario sobre los últimos accidentes ocurridos con BMW. Estos coches, como cualquier herramienta de precisión, requieren ser tratados por personas capacitadas para dar un alto rendimiento. Los BMW no son en absoluto inseguros, son coches eficaces que exigen un alto nivel de conducción; hay que estar a la altura y saberlo respetar. Vivimos una época en la que hay muchos deportivos «de aspecto», con estética aparente, comportamiento noble y conducción fácil, pero terriblemente ineficaces. En mi tramo cronometrado particular, el M535i fue nada menos que tres segundos por kilómetro más rápido que el más rápido de los demás coches probados. Con un BMW deportivo se puede ir muy deprisa, pero pilotando y no conduciendo. Otra cosa está clara: cualquier tipo de golpe con un BMW tiene menores consecuencias que con otro coche (exceptuando Mercedes, Volvo y similares), sólo que puede ocurrir a velocidades astronómicas.


 

COMPORTAMIENTO CLÁSICO

 

Una vez dispuestos a pilotar, el BMW sólo ofrece placer y eficacia. Mantener el motor en su régimen óptimo es fácil una vez acostumbrados al manejo del cambio de relación cerrada y el desarrollo final es bastante corto. La dirección es ideal, dura, directa y precisa, ayudada por el excelente comportamiento de los Michelín TRX. Con una vía delantera más estrecha que la trasera y una suspensión anterior relativamente blanda, el coche entra bien en las curvas, sobre todo en deceleración. Además, los frenos traseros son muy potentes (frenan, en comparación, más que los delanteros), lo que ayuda a inscribir el coche en las curvas. Esto es positivo para los conductores experimentados porque al entrar frenando en una curva se favorece el sobreviraje y el apoyo del tren trasero, mientras que los profanos no «saldrán recto» cuando se asusten en una curva y frenen violentamente, sino que el coche entra y, como mucho, se cruza algo y se para. En contrapartida, las frenadas en línea recta desde alta velocidad son algo inestables, pero es fácil acostumbrarse a un ligero serpenteo.

 

Una vez está el coche bien apoyado de detrás, después de haber entrado frenando en una curva, es posible acelerar vigorosamente. El autoblocante permite una buena motricidad y un fácil control del tren trasero. En casos muy extremos se producen derrapajes controlables con el acelerador y el volante, pero es mejor no intentar esto en carretera si no se quiere abollar el BMW. Como punto negativo, hay que esperar a tener el coche apoyado para acelerar, porque si no, el autoblocante, que hace que las ruedas traseras tiendan a girar igual, provoca un acentuado subviraje. En líneas generales, toda la combinación de elementos necesarios para una conducción deportiva eficaz se vuelve en contra si no se la utiliza correctamente y en su momento y de ahí viene la cierta dificultad de sacar parido a un BMW.

 

En curvas rápidas hay un balanceo algo acusado y el coche se hunde bastante de delante, aunque en parte está provocado por la altísima velocidad que permiten los Michelin TRX. Psando a aspecto algo negativos, las frenos desfallecen algo en conducción muy intensa por un problema de calidad de pastillas, aunque ha ya tener siempre en cuenta que se lleva una tonelada y media a velocidades muy altas. Las luces son bastante pobres para un coche de estas prestaciones y en la unidad de pruebas estaban muy bajas (como en todos los BMW, ¿por qué?), con lo que durante las frenadas te quedas sin ver la curva. En apoyos fuertes, cuando sólo quedan unos 15 litros de gasolina, se desceba la bomba y se para el motor, algo que puede ser peligroso si el coche está derrapando.

 

En general, nos encontramos ante un auténtico deportivo clásico, con motor delantero de gran cilindrada y baja potencia específica, con tracción trasera, con carrocería de tres volúmenes y con un habitáculo que configura un verdadero puesto de pilotaje, que hará las delicias de los aficionados (pudientes). Su comportamiento puede resultar delicado o violento a muy alta velocidad o en condiciones adversas de piso resbaladizo, etcétera, pero es muy eficaz en conducción deportiva y muy seguro viajando a un ritmo elevado. Comodidad, seguridad y, si apetece, la posibilidad de divertirse como nunca, ¿qué más se puede pedir?


 

PRECIO JUSTO

 

Quizá parezca exagerado, casi insultante, decir esto de un coche de 6,6 millones, pero el BMW está tan bien equipado y su mecánica es tan bella y completa que realmente los vale..., para el que los pueda pagar. Sin duda, es un coche para muchos años por su robustez y su calidad, mientras que su mantenimiento no debe ser especialmente caro. Además, el que puede pagar este precio también puede gastar 6.000 ptas. de gasolina cada 500 km ., y el M535i no es especialmente bebedor.

 

En definitiva, el BMW M535i es un modernísimo coche construido a la antigua, es decir, con el que aún es posible sentir el placer de pilotar una máquina de precisión y altas prestaciones.


 

FRENTE A SUS RIVALES

 

Audi 200 Turbo
Rover 3500 Vitesse
Mercedes 190 E 2.3/16
Saab 9.000 Turbo
Con un precio también muy alto, de seis millones de pesetas, el Audi 200 Turbo ofrece unas prestaciones similares a pesar de su inferior potencia (182 CV) gracias a su cuidadísima aerodinámica, pero está claramente aventajado por el BMW en cuanto a comportamiento en conducción deportiva. Para personas que circulen mucho por autopistas y que no tengan mucha prisa por carretera ni esperen placer de conducción, puede ser un coche aceptable. Otro 3,5 litros , aunque V8 y realizado todo en aluminio, que desarrolla 193 CV y también supera los 200 km/h . Su estética agresiva es un punto fuerte, además de su atractivo precio, inferior a los cuatro «kilos». Interiormente está muy bien acabado, como todos los coches ingleses, y es el único de este tipo en disponer de cinco puertas y asiento trasero abatible, algo que puede resultar interesante pare cierto sector de público. Sin duda el gran rival del BMW y a un precio incluso ligeramente superior. Con unas prestaciones y un comportamiento excepcionales, es el «coche de moda» entre los aficionados y su plazo de entrega se acerca a los dos años. Con un motor de 185 CV con culatas de cuatro válvulas realizadas por Cosworth, consigue una velocidad máxima similar a la del BMW y, además, se beneficia de la excelente suspensión trasera de cinco brazos. En el amplio maletero encontramos una rueda de recambio de tamaño normal y un complejo juego de herramientas de calidad. Este excelente coche sueco, que se vende por 5,4 millones de pesetas, dispone de un tetracilíndrico de 16 válvulas y dos litros que da 175 CV, permitiendo una velocidad máxima de también unos 220 km/h . Su penetración en el mercado español es, de momento, muy reducida. Su comportamiento es excelente por tratarse de un tracción delantera, pero no tiene un tacto tan deportivo ni tanta eficacia como el BMW.

· Texto: J. Brugué (VELOCIDAD nº 1256, 19-octubre-1985)

 

 
 
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

Comentarios de los lectores: 10
 

 

1. pollagorda

DE 9 MANO DICE EL MONGUER ESTE

 

2. maicolknight

JUASJUASJUAS

 

3. Señor de Albires

La comparativa con los "rivales" no puede ser más lamentable, sólo el SAAB pertence al mismo segmento. Comparar a un "serie 5" con un Rover 3500 o un Audi 200 me parece un poco excesivo.

 

4. MS

Exactamente. Un vehículo de propulsión requiere mucho más nivel de conducción que uno de tracción. A parte de que me encanta/ba el Audi Quattro y los 200 5E-5T, 200 Turbo, etc (en la epoca con Michelle Mouton, Walter Rohrl y Stig Blomqvist al volante, no sólo sobre tierra, si no también sobre nieve y hielo) el Lancia Stratos pertenece a una epoca anterior. Precisamente Lancia buscó un sustituo para el 037, que no fué otro que el Delta S4 en 1986 al ver que necesitaba un vehículo con tracción total. Y en cuanto al R5 Turbo, poseía parecido esquema técnico que los anteriores-motor por delante del eje trasero-pero con una batalla más reducida. Creo que sigue siendo incuestionable que el sistema Quattro con diferencial central Torsen fué un avance en los vehículos de turismo marcando el camino que otros fabricantes emplearon después y adaptándolo mediante el sistema Haldex a vehículos con motor transversal.

 

5. Agarchas

Que raro la carrocería del 505 era vieja en el 86 y este BMW que data de 1970 es "modernísimo" ¿?

 

6. Edgelote

Con una buena bailarina (ágil y nerviosa) si la sabes llevar bien, puedes hacer virguerías. En cambio con una gorda, nunca quedará tan bonito ni podrás llegar a hacerlo tan bien. Si el Audi Quattro ganó los campeonatos en sus primeros años es porque podía gestionar mucha más potencia en pistas de tierra que eran mayoría. En asfalto (donde supongo que conducimos el 99,9 % del tiempo) solían ganar los propulsión (Stratos, Lancia 037, R5Turbo...). Lo que pasa es que exige un mayor nivel en la conducción para la que no todo el mundo está suficientemente preparado. Precioso el coche, y con unas prestaciones que tenían que ser extraterrestres en su época.

 

7. Carlos

Si J Marino, es cuestion de gustos, el 190 es un Mercedes, como tu dices, pero este es un BMW que, particularmente, pienso que no tiene de que envidiarle. Punto y aparte merece la estética de estos vehículos, que incluso hace 25 años quedaba un tanto sobrecargada, especialmente el Mercedes con ese alerón trasero que le hacia perder la elegancia que el BMW si tenia.

 

8. MS

Particularmente y de los rivales que aparecen abajo, me quedo con el Audi 200 Turbo (quattro, claro está, y que llegó a los 200 CV), por ser mucho más eficaz (y sobre todo más segura) la tracción total de éste modelo que la tracción trasera de Mercedes, Rover y BMW. Y algo de ello tendrá que ver que su hermano SportQuattro ganase los mundiales de rallyes a principios de los ochenta. Por cierto, que a pesar de la opinión del redactor de este articulo, estos BMW (sin ayuda electrónica de tracción) se ganaron a pulso el sobrenombre de "bailarinas" y hubo lamentables y sonados accidentes como el de Guruceta por una simple lluvia...

 

9. J Marino

Bueno, la primera foto parece la mas original respecto al artículo, viendo la matricula del coche que coincide con el año de la prueba. Excelente y precioso BMW antes de la llegada del M3 (otra joyita). En cuanto a la comparativa con sus ciertos rivales, ya es cuestión de gustos. Yo personalmente me quedaria con el 190 16v, principalmente porque se obtienen unas prestaciones dignas, sin disponer de tanta cilindrada, una carrocería moderna, elegante y deportiva. Por último, es un Mercedes, pero esto ya es como digo cuestión de gustos, particularmente me atraen mas las berlinas sedán que los cupes, 2 y 3 puertas entre otras cuestiones. Un colega tubo un 190 16v, que al final de su vida util, lo dejo con mas de 300.000 kilometros, yo me hacia cruces, ese coche fue muy maltratado, pero "seguia, seguia y seguia tirando" hasta el día que murio, claro.

 

10. Fotos Lamentables

Gracias por poner la prueba. Una cosa: qué fotos más lamentables, no se ve casi ninguno de serie, sino modelos, con perdón, de barrio, como de octava mano repintados y tunedados. qué pena no ver fotos del coche como era.

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: