Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Seat 128/1430 Automático

    

GUIDOSIMPLEX es la marca comercial bajo la que son conocidos los productos de los establecimientos Giancarlo Venturini, una firma italiana especializada en elementos auxiliares de conducción para minusválidos de todos los niveles. Aceleradores de puño o aro, embragues y frenos de palanca manual o círculo concéntrico al volante y demás ayudas de este tipo forman parte del catálogo de esta marca. Entre sus productos, figura también un mecanismo de preselección de marchas, cuya maniobra sólo se completa al accionar el embrague.

 

Su servoembrague automático "K", que hemos tenido ocasión de ensayar instalado sobre un Seat 128, también responde a este espíritu de facilitar las maniobras de conducción, pero tras haberlo probado, no nos cabe duda que su clientela potencial puede alcanzar bastante más allá del círculo relativamente reducido de los conductores minusválidos. Según hemos podido saber, este mismo coche de pruebas ha sido objeto de ensayos por parte del personal de Seat, y no se descarta la posibilidad de que el servoembrague en cuestión pueda ser aceptado por la marca para ser montado en este modelo como opción de origen.

 

Con pequeñas diferencias de adaptación, el embrague automático Guidosimplex puede ser montado en cualquier modelo de la producción nacional. Las dificultades mayores podrían radicar en la localización y montaje de los elementos más voluminosos del sistema, pero los importadores del aparato, Autoescuela Sanz, de Madrid (calle Fuente del Berro, 20), ya han sistematizado la situación de estos elementos dentro de los huecos normalmente disponibles en el vano motor, y en algunos casos ,se recurre incluso a colocar el depósito de reserva de vacío en el paso de rueda. Con un montaje que incluye la posibilidad de recuperar por completo el funcionamiento mecánico normal del embrague accionando un simple interruptor, el Guidosimplex se ofrece a un precio de 38.500 pesetas, todo incluido.

 

El principio de accionamiento de este embrague ya es conocido en nuestro país, donde desde hace años, y hasta hace sólo unos meses, se ha venido comercializando una versión automática del popular Simca 1000. Este modelo, que en realidad equipaba una transmisión semiautomática, llevaba un cambio manual de tres marchas, junto con un convertidor de par, cuya desmultiplicación variable por resbalamiento daba una amplia gama de utilización para cada una de las tres relaciones. Careciendo de pedal de embrague, la necesaria desconexión momentánea entre motor y transmisión para efectuar los cambios se operaba por un embrague eléctrico, que se ponía en marcha al tocar el pomo de la palanca del cambio, efectuando la maniobra de desembrague y volvía a embragar cuando se dejaba de pulsar dicho pomo.

 

El Guidosimplex se opera básicamente por el mismo sistema, por lo que el equipo de montaje incluye un pomo especial con un contacto eléctrico sensible a la menor presión. Pero ahí acaban las semejanzas con la transmisión del Simca, cuyo "acople" de embrague no necesitaba ser particularmente suave y progresivo, toda vez que se contaba con el convertidor de par para amortiguar la operación. El servoembrague ensayado cuenta con una "caja negra", que es un auténtico "cerebro electrónico" de proceso de datos, adecuando la acción del servo a cada circunstancia.

 

Como decíamos, el desembrague se opera automáticamente nada más empujar el pomo, pero la maniobra contraria responde a diversos matices. Por ejemplo, en situación de arrancar desde parado, se inserta la marcha (que dada la suavidad del sistema puede ser la segunda en vez de la primera), y mientras el motor no gane determinado número de vueltas, el pedal de embrague permanece hundido, y el coche queda como en una especie de punto muerto. Al presionarse el acelerador, la subida de vueltas es traducida por la "caja negra" en una orden concreta, y el coche inicia un suave movimiento mientras el pedal sube progresivamente por sí solo. Las maniobras de cambio de marchas sucesivas se acompañan automáticamente con el desembrague y embrague con la mayor suavidad. Incluso con una marcha insertada y sin tocar el pomo, el embrague automático entra en acción cuando la presión sobre el freno hace que el coche baje de una velocidad mínima, esto último también "ordenado" por el sistema de proceso de datos; este detalle resulta particularmente cómodo en tráfico urbano. La toma de datos incluye una lectura del velocímetro, de manera que, a partir de cierta velocidad, no puede quedarse el coche en "rueda libre" inintencionadamente, contándose en todo momento con la necesaria retención, siempre que no se toque el pomo, por supuesto.

 

Este último aspecto, como puede adivinarse, exige un mínimo período de acoplamiento, debiendo erradicarse la costumbre, a veces habitual, de hacer reposar la mano sobre la palanca del cambio mucho antes de tener intención de cambiar. La progresividad del sistema se acompaña lógicamente con una velocidad de actuación relativamente lenta. Así pues, para una conducción rápida debe anticiparse un poco la pulsación del pomo, para que no tarde excesivamente la maniobra de desembrague. El retorno automático del pedal es inevitablemente lento, de modo que (siempre con conducción de tipo deportivo) hay que fijar nuevas referencias de maniobra para no "tragarse" una curva con insuficiente retención. Esto, sin embargo, no entraña el más mínimo inconveniente cuando se trata de rodar a un ritmo de marcha normal.

 

¿Qué hace moverse arriba y abajo al pedal de embrague a nuestra conveniencia? Pues ni más ni menos que un dispositivo de vacío, conectado al colector de admisión y muy semejante a un servofreno. Para regularizar la disponibilidad de este vacío, el equipo Guidosimplex incluye el depósito de reserva de vacío que antes mencionábamos.

 

La eficacia general de este sistema, que además permite volver a la "normalidad" con un conmutador al alcance de la mano, lo hace particularmente útil para aquellas personas con escasa sensibilidad para la maniobra de embrague, bien por incapacidad parcial en el pie izquierdo o por falta de experiencia; para un impedido de este miembro, el embrague Guidosimplex es el más ingenioso de los inventos.

 

Como posible inconveniente mecánico, hay que contar con la imposibilidad de efectuar la maniobra de "doble embrague", por lo que la operación de cambio hace funcionar siempre "a tope" a los sincros, posibilitando un desgaste algo más rápido de ellos y, en todo caso, exigiendo que estén siempre en perfecto estado.


· Fuente: AUTOPISTA Nº 930, 12-12-76.

 

 
 
   
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas que puedes leer aquí

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

 

Censo de pruebas del SEAT 128 en la prensa del motor española (11)

 

 

 

 SEAT 128 (1200 y 1430)

 AUTOMECANICA NÂș 088 (FEBRERO 1977)

 
 

 

 SEAT 128 1200

 AUTOPISTA NÂș 0947 (17-04-77)

añadir al carrito

 
 

 

 SEAT 128 3P 1200/FORD FIESTA

 VELOCIDAD NÂș 0810 (19-03-77)

 
 

 

 SEAT 128 3P 1430

 REVISTA SEAT NÂș 118 (ENERO 1977)

 
 

 

 SEAT 128 3P 1430

 MOTOR MUNDIAL NÂș 386 (MARZO 1977)

 
 

 

 SEAT 128 3P 1430/SEAT 131 E 1600 5P/SEAT 127 3P

 REVISTA SEAT NÂș 124 (JULIO-AGOSTO 1977)

 
 

 

 SEAT 128 AUTOMATICO

 AUTOPISTA NÂș 0960 (17-07-77)

añadir al carrito

 
 

 

 SEAT 128-1200

 VELOCIDAD NÂș 0813 (9-04-77)

 
 

 

 SEAT 128-1430

 AUTOPISTA NÂș 0940 (27-02-77)

añadir al carrito

 
 

 

 SEAT 128-1430

 VELOCIDAD NÂș 0806 (19-02-77)

 
 

 

 SEAT 128-1430

 VIDA DEL AUTOMOVIL NÂș 05 (MARZO 1977)

 

 

Comentarios de los lectores: 16
 

 

11. Towers 

Bueno, debĂ­a funcionar bien, aunque dudo que alguien que no tuviera una minusvalĂ­a eligiera este sistema. Hoy dĂ­a la empresa Guidosimplex es nÂș uno en sistemas adaptativos para minusvĂĄlidos.

 

 

12. xarly 

hombre, xra conduccion deportiva, lo q se dice deportiva.....pues como q no..lo 1Âș, dudo muxo q el sistema sea lo suficientemente rapido, lo segundo, como se raliza doble embrague y punta tacon, operaciones q considero imprescindibles en una conduccion deportiva? dejemoslo mas como un gran invento xra los q realamente lo necesiten, y cmo algo ingenioso, curioso si se prefiere, xra el resto de conductores. Es un coxe goloso x la curisidad q ekipa,q bien podria ser el precusor de las cajas pilotadas y lo cierto es q m gustaria probarlo, xro yo, entre Ă©ste y uno automatico, m kedo cn el automatico (de no poder ser manual, claro)

 

 

13. oscar205 

Vamos a ver,es sistema es muy similar al de los coches actuales manuales adaptados,lo mejor es automatico puesto que con menos acoples el coche se rompera menos,encontra de lo que diceedgelote,lo unico positivo seria para conduccion deportiva,puesto que las cajas automaticas de la epoca no eran muy ayĂĄ.

 

 

14. edgelote 

Muy curioso el sistema. Hoy casi nos parece imposible lo que se podĂ­a hacer en tiempos con tan pocos medios (sin ordenadores, centralitas ni demĂĄs mariconadas de las que van cargados ahora los coches). Incluso me parece un buen sistema, mucho mejor que una caja de cambios automĂĄtica

 

 

15. jesusC 

Algo muy interesante para el que lo necesite. La primera prueba que leo de equipos para minusvĂĄlidos. Y francamente es interesante para saber como conduce esa gente.

 

 

16. xarly 

muy bueno, realmente ingenioso! debe ser algo asi cmo el coxe fantastico, eso de ver undirse solo el embrague jeje. Personalmente prefiero lo de toda la vida, xro ay q reconocer el ingenio q tiene. Por cierto,el desembragado en el pomo no es un sistema muy similar al q montaba el NSU r80? seria una pasada q icierais una prueba de Ă©l, un coxe revolucionario cn motor rotativo, traccion delantera, y el mencionado embrague. salud2

 

 

 

  <<Anteriores     

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: