Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Peugeot 205 SR vs 205 SRD

 

VIRTUDES

205 SR

205 SRD

· CONSUMOS MUY AJUSTADOS
· MOTOR EXCEPCIONAL Y POCO RUIDOSO
· ESTABILIDAD Y ADHERENCIA
· CONSUMOS RECORTADISIMOS
· PRESTACIONES INTERESANTES
· PRESTACIONES SOBRESALIENTES
· AMPLITUD INTERIOR
       
 
DEFECTOS

205 SR

205 SRD

· DESARROLLOS LARGOS
· BALANCEOS DE LA CARROCERIA
· CUADRO DE INSTRUMENTOS INCOMPLETO
· DESARROLLOS LARGOS
· ASIENTOS POCO ENVOLVENTES
· INSTRUMENTACION ESCASA
· SUSPENSION BLANDA  

   

 

Con la reciente aparición de los 205 equipados con motor diesel se ha ampliado el abanico de versiones de esta popular gama y, paralelamente, ha aumentado la dificultad a la hora de decidirse entre los propulsados por motor de gasolina o de gas-oil. Ambos se muestran parejos en cuanto a comportamiento, prestaciones y equipamiento, siendo en el terreno económico donde se localizan las diferencias. Así pues, en las siguientes páginas ahondamos más en estos aspectos para ayudar en lo posible a quienes duden entre uno u otro coche.

 

A medida que la técnica de los motores diesel ha ido evolucionando, su empleo se ha extendido progresivamente hacia la totalidad de los segmentos o categorías en que se pueden subdividir los automóviles.

 

Si en un principio eran las berlinas de tamaño medio/grande las que montaban los viejos y ruidosos motores movidos por gas- oil, en los últimos años han sido coches de dimensiones menores los que se han «enganchado» al tren de los propulsores diesel. Primero fueron los polivalentes de tamaño medio; ahora le ha tocado el turno a los modelos más pequeños, entre los que están el Visa, el Fiesta, el Ibiza y, desde hace escasas fechas, el Peugeot 205. Este último, por la eficacia de su motor y por su comportamiento rutero, mantiene un gran parecido con sus hermanos de gasolina, lo cual nos ha movido a compararlo con la versión equivalente que emplea el combustible más caro. El objetivo será, pues, establecer las diferencias entre ambos, centrándolas principalmente en los aspectos más importantes de cara a la posible compra: el comportamiento del motor y de la mecánica en general, las prestaciones y el consumo.


   

ESTETICA: Como dos gotas de agua

 

Si tuviéramos que guiarnos por la apariencia exterior para distinguir el 205 SR del 205 SRD, tendríamos serias dificultades para saber cuál es uno y cuál es otro. La actual y agradable línea de los modelos más populares fabricados por Peugeot-Talbot no ha sufrido ningún cambio a la hora de recibir la nueva mecánica de gas- oil que le caracteriza, por lo cual ésta se mantiene idéntica con relación a la equipada con motor de gasolina.

 

Los trazos de Pininfarina, redondeados y tremendamente eficaces en el aspecto aerodinámico, son iguales en los dos coches. La única distinción posible viene de la mano de los anagramas que los identifican; de otra manera, y a no ser que prestemos atención al sonido de sus motores, la identificación es prácticamente imposible. Tanto es así, que ambos cuentan con las mismas llantas, que también montan los GT, las mismas molduras laterales, cristales tintados, etcétera.


 

INTERIOR: Sigue la igualdad

 

En este apartado, y para no desentonar con el anterior, los dos modelos de la fábrica de Villaverde son iguales. Ambos cuentan con elevalunas delanteros eléctricos, cierre centralizado de puertas, a lo que en fechas próximas se unirá el aire acondicionado que actualmente se prepara para estos coches. Los asientos, con la misma tapicería, resultan algo cortos de banqueta y no recogen bien la espalda cuando se circula por zonas viradas. No obstante, y aunque esto último resta algo de confort, la comodidad es más que suficiente tanto en uno como en otro modelo. En cuanto a las plazas traseras, aunque permiten perfectamente la utilización por tres adultos, están más enfocadas hacia dos únicos pasajeros, ya que la anchura del asiento y el respaldo, que se abate en dos mitades asimétricas, no es excesiva.

 

Por lo demás, mencionar el buen acabado de los dos automóviles, que no registran ningún fallo de terminación y que, además, cuentan con unos materiales de considerable calidad, pues aunque abunda el plástico, su apariencia es más bien discreta, cosa que dice mucho en favor de la apariencia de los dos Peugeot.


 

MOTOR: Ventajas para el diesel

 

Aquí es donde las diferencias entre la versión de gasolina y la de gas-oil son mayores. El SR, con casi 1.300 c.c. de cilindrada, desarrolla 65 caballos de potencia y un par máximo de 11 kgm. a 2.800 vueltas. Entre tanto, el SRD proporciona la cifra de 60 CV a 4.600 r.p.m. y un par casi idéntico, pero a sólo 2.000 vueltas.

 

A la vista de estos datos, el comportamiento de ambos motores puede parecer casi igual, pero la verdad es que, en la práctica, resultan algo distintos. El propulsor de 1,3 litros del 205 SR que montaban los antiguos Simca y Talbot 1.200 acusa cierta vejez y, aunque tanto en potencia como en elasticidad se manifiesta satisfactoriamente, se ve superado por su hermano de gas-oil. El propulsor XUD7 de este último, con cinco caballos menos de potencia, se comporta de mejor manera. Así, al tener el par máximo a un régimen bastante bajo y, en líneas generales, una curva de par lo suficientemente plana, el motor diesel tira a la perfección del coche y, lo que es más importante, con una progresividad que su rival no acusa.

 

En cuanto a las cajas de cambios de los dos coches de esta comparativa, sus desarrollos son idénticos en todas las velocidades. Estos, algo largos e inadecuados para la geografía de nuestro país, restan eficacia a los dos motores, si bien en el SR este hecho es más acentuado por contar su motor con menos bajos que el SRD. No obstante, los dos permiten unas buenas aceleraciones y, sobre todo, unas velocidades de crucero elevadas para unos coches de su categoría.

 

Finalmente, y para desmitificar el tópico de la rumorosidad excesiva de los motores diesel, hay que remarcar el bajísimo nivel de ruidos del 205 SRD, incluso al ralentí, y que es equiparable al que produce su contrincante, que, por otra parte, resulta característico por su claqueteo metálico.


 

AL VOLANTE: Otra vez la similitud

 

Como ocurre con la carrocería o el interior en general, el puesto de conducción es exactamente igual para los dos modelos. A pesar de la considerable altura del asiento, la posición se encuentra muy fácilmente con sólo recurrir a los reglajes en horizontal y vertical de éste. Además, el volante cae perfectamente a las manos y cuenta con la inclinación necesaria para que su manejo no sea incómodo. En cuanto a los pedales, la posición es correcta, a pesar de estar en los dos algo desplazados hacia la derecha, cosa que se llega a notar considerablemente en personas de cierta altura, ya que cuando la carrocería se inclina más de la cuenta hacia la derecha en una curva, la pierna derecha llega a apoyarse en el lateral de la consola central que montan ambos Peugeot.

 

Para comenzar a hacer distinciones, en este capítulo nos referiremos a los mandos, en primer lugar. Mientras en la versión de gasolina las palancas de luces, intermitentes, limpiaparabrisas, etcétera, son algo gruesas y plantean alguna dificultad de accionamiento a la hora de hacer funcionar los limpiaparabrisas delantero y trasero, en el de gas- oil se han montado las que llevan los nuevos Citroën Visa, mucho más delgadas y sencillas de manejo cuando se hace necesario emplear los mencionados «limpias». Finalmente, la instrumentación sigue siendo insuficiente tanto en uno como en otro coche. Hecha la salvedad del cuentarrevoluciones en el SR, ninguno de los dos incorpora elementos tan necesarios como termómetro de temperatura del agua, el manómetro de aceite (o el cuentavueltas para el diesel). Además, la disposición de los testigos que los sustituyen no es demasiado apropiada, ya que el volante oculta los que están situados a los extremos y, además, cuando el sol incide sobre ellos, no se puede advertir si éstos están o no encendidos.

 

Finalmente, nos referiremos al manejo de la dirección y la palanca de cambios. Por lo que se refiere al primer elemento, ninguno presenta importantes dificultades, sin notarse apenas el mayor peso sobre el eje delantero en el 205 SRD. En cuanto a la palanca de cambios, la aspereza que denota el Peugeot de gasolina se ha superado considerablemente en su recién nacido hermano diesel. Así, el accionamiento de ésta en el SRD resulta mucho más suave, lo cual se complementa con la rapidez y cortos recorridos a la hora de engranar las distintas velocidades.


 

COMPORTAMIENTO: Nobles, pero algo blandos

 

En cuanto al comportamiento de los 205 SR y SRD, no vamos a descubrir nada nuevo. Dado que cuentan con el mismo sistema de suspensiones, ambos se manifiestan de igual manera. Los dos se muestran muy nobles en todo tipo de trazados. En curvas de amplio radio, tanto uno como otro no plantean problemas. Ya en zonas más viradas, acusan una tendencia a «salir por la tangente» que, por otro lado, se corrige fácilmente a base de corregir la trayectoria con el volante y acelerar ligeramente. Sólo hay que destacar en este aspecto los balanceos de la carrocería, que en los dos coches de esta prueba llegan a ser considerables por culpa de la mencionada blandura y de los largos recorridos de la suspensión. Por lo demás, en el tema de la estabilidad resulta difícil diferenciar a uno de otro, ya que el mayor peso del motor de gas-oil no incide en el comportamiento de modo considerable.

 

La dirección tiene la misma desmultiplicación y vueltas de volante entre topes en los dos rivales de esta prueba, resultando así en ambos rápida, ya que no exigen manoteos exagerados cuando se circula por carreteras sinuosas o se aparca, y ligera, pues si en el SR no plantea problema alguno, en el SRD, a pesar del «manido» peso sobre las ruedas delanteras, ocurre lo mismo.

 

Finalmente, y dado que la potencia de los motores de estos coches no da margen a circular en plan deportivo, los frenos responden en todo momento perfectamente. Con una progresividad y un tacto correctos, éstos no presentaron en ninguno de los dos síntomas de fatiga, si bien al abusar de ellos en descensos llegaban a calentarse, perdiendo algo de eficacia.


 

PRESTACIONES: Sin demasiadas diferencias

 

A la hora de obtener las cifras de aceleraciones y velocidades máximas, los dos protagonistas de esta prueba nos han sorprendido satisfactoriamente.

 

Si buenas son las velocidades punta del 205 SR, que dio 156,9 km/h. en 5. a , mucho mejores son las del SRD, que, a pesar de la fama de poco veloces que tienen los coches movidos por gas-oil, tiene una velocidad máxima en 5. a de 157,2 km/h.; por el contrario, en 4. a «sólo» dio 141,1 km/h.

 

Con las aceleraciones ocurre lo mismo, resultando ligeramente beneficiado el SR por la mayor agilidad de los motores de gasolina, pues la diferencia entre ambos en el 0-100 es de apenas dos segundos.

 

Finalmente, en el terreno de las recuperaciones, las diferencias son igualmente escasas, lo cual, unido a lo descrito anteriormente, pone de manifiesto el equilibrio entre los dos coches en el aspecto de rendimiento del motor.

 

   
205 SR
205 SRD
  Velocidad máxima en 4.ª (km/h)
154,04
141,1
  Velocidad máxima en 5.ª (km/h)
156,93
157,2
  Aceleración (segundos):
  1.000 metros salida parada
33,59
36,2
  De 0 a 100 km/h
13,71
15,6
  Recuperación (segundos)
  De 40 a 100 en 4.ª
18,80
22,29
  De 40 a 100 en 5.ª
29,13
32,33
       

 


 

CONSUMOS: Más rentable el SRD

 

Los distintos Peugeot 205 de gasolina han ido conformando una importante fama de sobrios que ahora se extiende a sus hermanos de motor diesel. Si el SR es uno de los coches más económicos de su categoría, el SRD no lo es menos.

 

En función del consumo medio de esta prueba comparativa, el 205 SR gasta 7,92 litros a los 100 km. Ello significa que cada kilómetro supone un coste de gasolina de 97 octanos de 7,68 pesetas. En cambio, el SRD, por emplear el combustible más barato, resulta algo más económico. Así, con un gasto medio de 7,95 litros cada 100 km., tenemos que el kilómetro nos cuesta exactamente cinco pesetas. Sin embargo, esta cifra no debe engañarnos, dado que el SRD es 170.000 pesetas más caro que el SR, lo cual implica que su mayor precio se amortiza, con relación al 205 de gasolina, después de haber recorrido casi 90.000 kilómetros.

 

205 SR
205 SRD
A 90 km/h
5,47
4,00
  A 120 km/h
6,98
5,50
  Conducción rápida
9,5
8,18
  Recorrido ciudad
9,76
7,78
  Promedio prueba
7,92
7,95
       

 


 

CONCLUSION: En función del kilometraje

 

Los dos coches que han protagonizado las páginas de esta prueba tienen un elevado número de elementos comunes. En el aspecto interno y externo son idénticos; en cuanto a comportamiento, tanto a nivel de suspensiones como de motor, freno y dirección, el SR y el SRD son muy parecidos. Así pues, la compra estará determinada por un dato fundamental: los kilómetros que se recorren anualmente. Si el comprador es de los denominados normales, habrá de inclinarse por el SR, ya que si cada año se recorren menos de 20.000 kilómetros, el mayor coste del SRD lo amortiza después de más de cuatro años o 90.000 km. Por el contrario, si el interesado por uno de estos coches realiza anualmente una media de 30.000 ó 35.000 kilómetros, su objetivo será el SRD, pues las 160.000 pesetas de diferencia las amortiza poco después de que el coche cumpla tres años de vida.

 

Por lo demás, muy difícil es que podamos ayudar a los compradores a elegir entre uno u otro coche, ya que las diferencias son casi inexistentes o al menos poco importantes, y no pueden inclinar la balanza en favor de ninguno de estos dos modelos fabricados por Peugeot.


· Texto: J. L. Páder (VELOCIDAD Nº 1246 - 10-ago-85)

 

 
 
   

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas

 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 

Comentarios de los lectores: 8
 

 

1. MANUEL

¿como es posible que el diesel gaste bastante menos y en el promedio de la prueba salga mas alto?

 

2. pepito

junto con el gld de volkswagen fueron los primeros diesel ligeros creo.Lastima que el parque diesel se hiciera tan grande y el estado se frotara las manos

 

3. Marchate.

Marchatrás, seguramente utilices la marcha atrás en la pista rural donde te dejen conducir el coche, ya que se deduce que nunca te lo dejaron sacar en la autoescuela.

 

4. Sergito

¡Mi coche del auto-escuela! Ya uno peina canas, por lo que se ve.
Recuerdo que, aunque tenía ya 300 mil KM y muy machacado, el coche tiraba de sus 700 y pico kilos con mucha alegría. Pasando calorcete en verano, jejeje. Seguro que a Marchatrás eso le disgustaba y probablemente le diera una lipotimia. Creo recordar que el motor y ren delantero se pasaron "tal cual" a la C15 diesel, la que llevaba ensanche de pasos de ruedas en plástico, y eso aguantó hasta bien entrado el 2000 si no me equivoco. Muy malo no tendría que ser...

 

5. Carlos

El Señor "Marchatrás" seguramente fue victima de alguna farmacia cerrada o de una marcha atrás fallida. Decir eso del 205 es demostrar un desconocimiento manifiesto de lo que es un buen automovil... Puede que este mismo "Señor" se haya encontrado desde que iba en pañales con Mercedes, Dodges o Aigas, pero quizá se sorprendiera de probar uno de estos modelos.

 

6. Marchatrás

SR o SRD, grave decisión: caca o mierda.

 

7. sport02

Fue esta epoca cuando la mayoria de marcas se apuntaron al carro de dieselizar utilitarios y coches medios.
Aunque por exgencias personales nunca necesite (hasta la fecha) adquirir uno de estos llamados por aqui "petroleros",si es verdad que cubrieron y siguen cubriendo un sector del mercado muy amplio el cual con el tiempo es uno de los mas demandados.
Actualmente no es mucha la diferencia en cuanto a prestaciones entre un diesel moderno o un gasolina, aparte dejo el tema de sensaciones al volante, pero cuando este 205 llego al mercado, muchos fueron los que se plantearon su compra a costa de pagar un precio alto referente a su hermano de gasolina, con la ventaja de tener que repostar un combustible mas barato (entonces habia bastante diferencia) eso si aunque eran motores ruteros no poseian un comportamiento muy alegre que digamos.
Muchos son los "petroleros" de aquella epoca los cuales se resisten a desaparecer, algunos de ellos con kilometrajes sorprendentes

 

8. monolito

A ver si encontrais una prueba del dturbo, que era una bomba.

 

 

      

 

 

Comentarios desde pieldetoro

 

Nombre: 
Email: 
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el  número 1234 
Comentario: 

Comentarios desde facebook
 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: