Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 
 

Pegaso Z-102


 

 
     

 

Cabriolet Saoutchik CS 2 

 

 

 

La presentación del modelo en el Concurso de Elegancia de San Remo en 1954

 

Cuarto y último de los Z-102 descapotables realizados por el carrocero francés de origen bielorruso, el CS 2 se presentó públicamente por vez primera en abril de 1954 al tomar parte en un concurso de elegancia automovilístico celebrado en la ciudad italiana de San Remo, en el que -por cierto- también participaba otro Pegaso, una Berlineta Touring de color gris. Exhibiendo entonces un llamativo tono rojizo, el coche iba conducido por el hijo del propio Jacques Saoutchik, quien en aquellos tiempos ya había tomado las riendas de la empresa familiar.

 

En el aspecto estético muestra los rasgos que caracterizarán a la BS 2 -Berlineta Saoutchik 2ª serie-, revelada sólo algunos meses más tarde (octubre del mismo año) en el Salón del Automóvil de París: líneas muy equilibradas, curvatura de las aletas menos rotunda, y pasos de ruedas más abiertos y proporcionados en comparación con los anteriores Pegaso Saoutchik. El frontal se distingue por una proIongación de las aletas delanteras en forma de visera que enmarca los faros -detalle que Serra recuperará en sus últimas realizaciones-, manteniéndose la típica cruz apaisada en la boca de ventilación del radiador.

 

La sola variación que encontraremos en la BS 2 con respecto al CS 2 serán los parachoques de tubo doblado en U, en vez de los habituales de pasamano curvado; unos elementos que, como bien puede apreciarse en las imágenes, no monta el vehículo hoy día por decisión de su actual propietario. Tal vez lo más distintivo y elegante de este Cabriolet Saoutchik 2ª Serie sea la peculiar terminación de su parabrisas, que al carecer de marco en la parte superior estiliza notablemente la línea y le confiere un aspecto mucho más bajo.

 

Transcurrido casi un año desde su presentación en el certamen de San Remo, llegó a España en mayo de 1955 para ser vendido y matriculado en la Villa y Corte. Posteriormente tuvo dos propietarios más, uno de los cuales se propuso solventar los problemas de flexión del chasis -que ocasionaban la abertura de las puertas en marcha- encargando en febrero de 1958 su recarrozado como coupé. En su nueva configuración con techo solidario e indesmontable el Pegaso debió sin duda perder aquella molesta tendencia, aunque se nos hace difícil entender hasta qué punto podían contribuir a incrementar la rigidez del bastidor las prominentes aletas traseras -al más puro estilo americano- que recibió en la misma operación.

 

A lo largo de su azarosa trayectoria no sólo ganó unos cuantos kilos de chapa extra, también perdió la batería de cuatro carburadores que montaba al salir de fábrica. Ahora cuenta con uno doble que alimenta su mecánica original 2.8 -igual que el CS 1- en excelente estado de forma, como pudimos comprobar durante nuestra breve toma de contacto. La conducción a la derecha no facilita las cosas, pero el cambio se deja accionar de maravilla. Responde con energía a la menor insinuación del acelerador, se tiene aceptablemente en el asfalto y frena... como frena un Pegaso.

 

Cuando su dueño actual lo adquirió, todavía disfrazado de Batmóvil, no se limitó a restaurarlo enteramente, sino que, consciente de su singular condición de vehículo único, lo hizo restituyéndolo a la especificación original CS 2 que podemos contemplar. Custodiado por sus dos fieros guardianes, «Brescia» y «Moriza», hoy forma parte de la colección de Villa Bugatti como una de las mejores piezas existentes.


· MOTOR CLÁSICO nº 81 Octubre 1994

 
     
 

 

 

 

Comentarios desde facebook

 

 

 
 

 

 

 
 
Comentarios de los foreros
   
 
 
Nº de comentarios: 0

 

 

   

 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: