Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro.net@gmail.com

 

 

 

 

 
 

Pegaso Z-102


 

 
     

 

STC con compresor 

 

 

 

Hay que comprender, que el Pegaso de turismo, sin compresor, no es automóvil silencioso y flexible. La máquina de 240 Km/h. que yo probé era un modelo sobrealimentado, de alta compresión, al que había que tratar con el cuidado que uno espera dedicar a un coche de carreras. Precisaba calentar el motor cuidadosamente con bujías suaves y dar primero una tranquila vuelta a la manzana para conseguir una circulación regular del aceite. Después se montaron las bujías calientes que, por cierto, eran KLG.

 

¿Mereció la pena este trabajo? Enfáticamente, si!! El motor desarrolla unos 250 CV a 6.500 rpm. aunque puede subir a 7.000 rpm. Con sus medidas “supercuadradas” de 80 x 70 mm (2.816 cm3), este alto régimen de giro supone sólo una moderada velocidad lineal del pistón. El cambio de cinco velocidades y de relaciones cerradas permite hacer el mejor uso del motor y, por supuesto, la performance es tremenda. Tal potencia resultaría embarazosa a menos de disponer de una excepcional estabilidad. Una de las mejores características del Pegaso es su grupo trasero, que demuestra de manera definitiva, si tal prueba fuera necesaria, que un sistema De Dion realmente bueno está muy por delante de cualquier otro.

 

El diferencial autoblocante contribuye también, lo mismo que la distribución de pesos calculada para obtener la máxima adherencia de las ruedas traseras.

 

Como resultado de ello, la aceleración es verdaderamente formidable y puede utilizarse toda la potencia del motor en las velocidades inferiores, sin que las ruedas patinen.

 

La aceleración no tiene comparación con la de cualquier coche de sport normal y se mantiene hasta la velocidad máxima. Para dar una idea precisa de lo que quiero decir, pienso que sería necesario disponer de un muy, muy buen monoplaza ERA 2 litros para no perder de vista al Pegaso. El ruido del escape tiene una nota dura y metálica y el compresor emite un agradable aullido, pero el motor no es ruidoso mecánicamente.

 

Sorprendentemente, la caja de cambios, totalmente indirecta, es completamente silenciosa en cualquiera de sus cinco velocidades. El aislamiento del grupo trasero con el bastidor ha sido perfectamente resuelto, ya que ninguna vibración o sonido llega a la carrocería. Por supuesto, “mi” Pegaso llevaba carrocería descapotable, lo que no contribuiría a aumentar los ruidos como ocurre en un cupé, pero aun escuchando atentamente no pude oír el silbido que es tan normal con transmisiones sujetas al chasis. La marcha peca de firme ya que la suspensión trasera tiene una amortiguación muy dura a baja velocidad.

 

Sin embargo, yendo realmente deprisa el coche mantiene perfectamente la horizontal, sin que uno sea consciente de su corta distancia entre ejes. Creo que los cupés normales tienen una suspensión más suave que la de la unidad de competición que yo usaba.

 

Sería difícil imaginar un coche m s seguro en carretera que el Pegaso, a pesar de su inmenso potencial de velocidad. La aceleración está equilibrada con frenos poderosos y una dirección inhabitualmente directa, que en manos de un conductor experto asegura rapidísimos cambios de sentido. En mi calidad de experto competidor en subidas creo que este sería el automóvil ideal para esa especialidad.”


· Autor: John Bolster (AUTOSPORT, Reino Unido)

· Gracias a Lorenzo G. por enviar el texto.

 
     
 

 

 

 

Comentarios desde facebook

 

 

 
 

 

 

 
 
Comentarios de los foreros
   
 
 
Nº de comentarios: 0

 

 

   

 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista: