CITROEN GSA, en la actualidad 2019, verdades y mitos

MIKY

Miembro activo
Registro
7 Dic 2004
Mensajes
460
Me gusta
96
Gracias Antonio por todas estas reflexiones.

Mi infancia la pasé en un GS Break Club beige, y ahora me voy a embarcar en un GS Palas, impecable, con muy pocos kilómetros, pero que en los últimos años se ha movido muy poco.... que dios nos pille confesados!!!
 

Grand Space Boxer

Miembro bien conocido
Registro
3 Abr 2003
Mensajes
3.534
Me gusta
51
Gracias Antonio por todas estas reflexiones.

Mi infancia la pasé en un GS Break Club beige, y ahora me voy a embarcar en un GS Palas, impecable, con muy pocos kilómetros, pero que en los últimos años se ha movido muy poco.... que dios nos pille confesados!!!
Que no te confiese nadie... que no te va pasar nada. Llevo años sin entrar aqui. He entrado para borrar mi telefono por que aun me llama gente preguntandome dudas del coche. Veo que la mala fama sigue al dia. Seguir igual que la mala fama perviva y trascienda al modelo.

Pero es lo que hay. Venga saludos a todos. Un abrazo y disfrutar de los clasicos.


Adeu!!!!
 

ANTONIODELAOSSA

Miembro bien conocido
Registro
23 Abr 2003
Mensajes
6.846
Me gusta
6.415
Ubicación
Tarancón (Cuenca)
Veo que la mala fama sigue al dia.
Estoy acostumbrado a "pelearme" con las reparaciones de los coches desde hace casi 40 años... aunque principalmente han sido Renault y Citroën. Con el GSA me he llevado un chasco enorme: pensé que era un "tiburón" en pequeño con menos sofisticación y facilidad de reparación; las dos primeras premisas sí se pueden dar como "aproximadas" (tiburón pequeño y menos sofisticado en la hidráulica) pero la facilidad de reparación es inexistente, cualquier cosa a reparar en un GSA (y por extensión a un GS) es mucho más laboriosa que en cualquier otro coche europeo habitual de esa época (salvo contadas excepciones), eches mano del manual de Citroën, del manual de Einsa, o de la propia intuición de la experiencia en las reparaciones.
Dicho de otro modo: en la mayoría de los coches setenteros y ochenteros (y hasta noventeros) habituales, te encuentras con cosas a reparar, unas más fácil que otras, pero en el GSA, todo se complica sobremanera, a modo de prohibición infantil: se vé, pero no se toca; se toca, pero no se vé; o ni se vé ni se toca, en éste último caso siendo necesario desmontar una o varias cosas que a priori nada tienen que ver con la avería inicial. El ejemplo de tener que desmontar el sistema de calefacción para cambiar las pastillas de freno delantero derecho es muy ilustrativo...

Esto escribí no hace muchas fechas, aquí mismo en este foro:

Fuego no, pero el martillo gordo ha estado muy, muy, muy cerca estos días,
y eso que no he publicado la cantidad de visicitudes y problemas que he tenido, para no aburrir al personal con 10 páginas de mensajes que no llevarían a nada claro, sino a encabronarnos a todos.

Si que entiendo el porqué los mecánicos odian a éste coche, sean multimarca o de concesionario, porque hay trabajos en los que, por mucho que paguen pesetas o euros, no compensan.


Y esa es otra, siendo mecánico, cómo le dices al dueño de un GS ó GSA que te has tirado varios días de experimentos para saber dónde van conectados unos tubos ó como se coloca el soporte de nylon de la varilla del corrector de altura, que hay cuatro posibles formas de colocarla, que sólo se puede comprobar una vez todo montado, y que se han pasado los hilos de las roscas de tanto quitar y poner esos mismos tornillos... dos ejemplos de estos últimos días.
 
Última edición:

emina

Miembro bien conocido
Registro
28 Ago 2002
Mensajes
840
Me gusta
564
¡La leche!, Como siempre me he quedado mirando el coche, nunca había reparado en su entorno y hoy me he dado cuenta que parece estar en la bodega la Estacada. Hace unos 3-4 años fui a Cuenca con mi mujer y una pareja de amigos, como somos aficionados a los caldos, encontró esta bodega y quedamos un día para ver las instalaciones, hacer una cata y comer allí mismo. Fue un día estupendo y desde entonces siempre tengo vino de esta bodega. Estoy deseando volver. Sí señor, qué buen recuerdo.
 

Arriba